USA-Tailandia: Partido de récords


La aplastante victoria de las norteamericanas estableció 3 nuevas marcas goleadoras

Aun siendo las vigentes campeonas y principales candidatas para volver a quedarse con el cetro del Mundial femenino, lo cierto es que la goleada de 13-0 que le propinó Estados Unidos a la selección tailandesa sorprendió a más de alguno por lo expresivo del marcador, además de apabullantes registros como fueron el 73% de posesión, 40 remates y 649 pases completados por parte de las estadounidenses.

Y como suele suceder en encuentros con este tipo de resultados, la estadística arrojó varios récords para la historia del fútbol femenino y en general, que pasamos a revisar a continuación:

1- MAYOR GOLEADA EN UN MUNDIAL FEMENINO Y A NIVEL ADULTO

El 13-0 con que debutó en Francia el US Women’s National Team, superó por 2 goles la marca del 11-0 de Alemania sobre Argentina en el Mundial femenino de Shangai 2007. A nivel masculino, tampoco hay registro que se le compare, siendo el 10-1 de Hungría sobre El Salvador en España 82′ el marcador más abultado.

2- MAYOR NÚMERO DE JUGADORAS DISTINTAS ANOTANDO EN UN SOLO PARTIDO

Hasta ayer, la marca la compartían Alemania y Noruega, que respectivamente vencieron a Costa de Marfil (10-0) el 2015 y a Noruega (7-1) en 1999 con goles de 6 jugadoras diferentes. En el triunfo estadounidense, fueron siete futbolistas las que se inscribieron en el marcador: Morgan, Lavelle, Horan, Mewis, Rapinoe, Pugh y Lloyd

3- MAYOR CANTIDAD DE GOLES CONVERTIDOS POR UNA JUGADORA EN UN MISMO PARTIDO

Con su repóker de goles (12′, 53′, 74′, 81′ y 87′), la delantera Alex Morgan igualó el récord de 5 anotaciones que ostentaba su compatriota Michelle Akers desde el primer Mundial de la categoría disputado en 1991 (7-0 frente a China). Como sería de esperarse, la atacante del Orlando Pride se posicionó como la exclusiva artillera del torneo, reuniendo además por sí sola más goles que los de cualquier otra selección del Mundial.

 

comentarios

Previous El legado de Don Nelson
Next Uruguay: ¿Un candidato al título?