Uno que sabe de reinventarse, la nueva gran aventura del Chelo Díaz


El 2016 obtiene la Copa Centenario.

Marcelo Díaz, uno de los pilares fundamentales de la generación dorada de la selección chilena, acaba de firmar por Racing.

A lo largo de su carrera deportiva, el mediocampista formado en Universidad de Chile ha vivido momentos sumamente felices, pero también le ha tocado “bailar con la fea” en más de algún pasaje de su períplo por el fútbol grande. La capacidad de sobreponerse y seguir en busca de nuevos horizontes y metas, es una de las virtudes de ‘Carepato’.

Hizo su estreno en el profesionalismo el año 2005 con la camiseta de ‘La U’, siendo ubicado en la última línea del conjunto laico, en una posición que terminaría mutando con el correr del tiempo. Luego de varios años en las huestes azules sin haber sido pieza clave, aunque sí adquiriendo regularidad y bajando una estrella (la del Apertura 2009), emigra en calidad de cedido a la cuarta Región.

Díaz en su primer paso por U. de Chile.

Fue así como recaló en Deportes La Serena, elenco en el que comenzó a habitar con mayor regularidad el centro del campo. En el cuadro papayero, el oriundo de Padre Hurtado fue una de las figuras de la temporada, es por eso que a fines del año 2010 varios clubes del medio nacional pusieron sus ojos sobre el ex azul, entre ellos Huachipato. Cuando el cuadro acerero tenía bien avanzadas las negociaciones, apareció Jorge Sampaoli, quien expresó su deseo de contar con el promisorio volante.

En la cuarta región comenzó a asentarse como centrocampista.

El retorno al cuadro universitario sería sumamente auspicioso. Esta fue la primera vez en su carrera como profesional en que el seleccionado nacional tuvo que emerger desde el banco hasta la consagración continental, cuando logró obtener por primera vez en la historia de la institución colegial la Copa Sudamericana. Así mismo, una excelente campaña en Copa Libertadores y también en el medio nacional, le valieron el salto al viejo continente.

Con una Sudamericana y un Tricampeonato partió a Europa

Vistiendo la camiseta del FC Basel, logró ganar dos ligas con el cuadro suizo y participar en torneos continentales como la Champions League y la Europa League. En paralelo, comenzaba a destacarse como una de las principales figuras de la selección nacional, asumiendo el papel de hombre bisagra en el corazón del terreno, junto a su ‘compadre’ en Universidad de Chile, Charles Aranguiz.

Dos ligas suizas y 98 encuentros disputados dejó en su paso por el Basilea.

Impecables campañas en el país helvético le valieron su traspaso a una de las ligas mas importantes de Europa, fichando por el Hamburgo alemán, cuadro al que terminaría salvando del descenso, en su primera campaña en tierras teutonas, con un gol para enmarcar.

Durante su estadía en suelos alemanes, ganaría su primera Copa América con la Selección Chilena, luego de haberse juramentado alcanzar el título, tras la dolorosa derrota ante Brasil en la copa del Mundo de 2014. La próxima parada sería en el Celta de Vigo, donde disputaría nuevamente torneos continentales, haciendo dos muy buenas campañas. Al mismo tiempo, conseguiría la segunda Copa América, esta vez en Estados Unidos, siendo nuevamente protagonista (a pesar de perderse casi toda la final).

El 2016 obtiene la Copa Centenario.

El año 2017 sería un año complejo para ‘Carepato’. Seguramente la final de la Copa Confederaciones, de la misma manera que todas las glorias alcanzadas con la selección, será un día que el mediocampista nunca olvidará, cuando un garrafal error suyo en la salida terminó por privarlo de la gloria. Un mes después anunciaba su salida del Celta de Vigo, siendo su siguiente parada el fútbol mexicano. Había que levantarse y, tras un inicio de campaña dubitativo, el volante fue progresando cada vez más hasta convertirse en eje clave del funcionamiento de Pumas de la UNAM.

Díaz pedía perdón a Chile entero por su error.

Hace pocos días, abandonó la institución mexicana donde las ofició hasta de capitán, con la hinchada lamentándose por su partida para buscar nuevos rumbos y mayor competitividad en Racing Club de Avellaneda. Esperemos por el bien de nuestra selección, que Carepato se reencuentre con su mejor nivel.

¡Buena suerte Marcelo!

comentarios

Previous Real Madrid presenta su tercera camiseta hecha de plástico reciclado de los océanos
Next Paulo Díaz: Paciente y seguro