Una nueva final en el horizonte de la Generación Dorada


El 28 de junio de 2017, La Roja eliminaba a Portugal en semifinales de Copa Confederaciones y accedía a su tercera final consecutiva.

En la Copa Confederaciones de Rusia 2017, Chile se jugaba el paso a la final contra nada más ni nada menos que el campeón de Europa: la selección portuguesa. El partido terminó 0-0 en los 120 minutos y nuevamente La Roja definía un partido en tanda de penales. Claudio Bravo se convirtió en figura y atajó tres penales consecutivos para darle el triunfo a nuestra selección.

Cuando Chile ganó la Copa América 2015, logró un cupo a la Copa Confederaciones, torneo que junta a todas las selecciones campeonas de sus continentes, además del país anfitrión junto con el actual campeón del mundo. Era un torneo desconocido para la selección chilena, pero al igual que en las Copas América, Chile iba a buscar el título.

La figura de la semifinal: Claudio Bravo. La primera tapada del capitán chileno fue a una de las figuras lusitanas: Ricardo Quaresma.

La Roja jugaría contra un Portugal que tenía figuras como Quaresma y Cristiano Ronaldo, además de ser el actual campeón de la Euro 2016. La semifinal sería un partido apretadísimo, con varias opciones para las dos selecciones. Entre Medel y Jara tenían la difícil misión de controlar el ataque portugués y anular a Cristiano. Durante los 120 minutos no hubo goles, por lo que nuevamente veríamos a nuestra selección definir una llave de eliminación por la vía de los penales.

En estas instancias la selección comandada por Juan Antonio Pizzi tenía la experiencia de la Copa América de 2015 y 2016. Pero en esta serie de penales, el que se robó todas las miradas fue el arquero Claudio Bravo. El portero nacional le atajó todos los penales lanzados a Portugal, acortando la tanda en solo tres penales por cada equipo. En Chile patearon Vidal, Aránguiz y Sánchez. Por parte de los europeos, fallaron Quaresma, Moutinho y Nani.

Portugal también era un debutante en este campeonato. Cristiano no pudo lograr otro título con su selección.

Con este resultado, la selección chilena, que debutaba en este torneo, lograba llegar a la final y así competir en tres finales consecutivas en tres años. La Generación Dorada, una vez más, demostró que estaba para competir ante a las grandes selecciones del mundo.

comentarios

Previous Mario Gómez dice adiós al fútbol
Next El Chelsea de Lampard, a paso firme en la Copa