Un Gato europeo


Francisco Silva defendió los colores de dos equipos del viejo continente.

Luego de sus buenas campañas en Universidad Católica, el Gato Silva recaló en España para vestir la camiseta del Osasuna, en calidad de cedido con opción de compra. Arribó al cuadro hispano el primer semestre del 2013 con el objetivo de ser aporte en la búsqueda por salvar la categoría. Tras culminar La Liga, el equipo de Pamplona decidió hacerse con el pase del chileno en una operación que superó el millón de euros. Ya como jugador del Osasuna, el quillotano jugó la mayor parte de la temporada, pero su equipo no pudo evitar perder la categoría, consumando así su suerte en la segunda división española.

En el club Rojillo jugó 51 partidos.

Producto del descenso y en busca de mayor competitividad, emigra hacia Bélgica para jugar por el Brujas, uno de los equipos más importantes de dicho país. Pero las grande expectativas del volante, poco a poco se fueron desmoronando, ya que perdió continuidad y llegó incluso a ser marginado de las nominaciones de La Roja.

En Brujas jugó 21 encuentros en toda la temporada.

El lado positivo de su permanencia en la ciudad homónima al nombre del club, fue poder sumar minutos en la UEFA Europa League. De todos modos y debido a la poca continuidad, declarando incluso que fue un error haber fichado por el Brujas, emigró finalmente a México en busca de nuevos aires.

comentarios

Previous Diez años de supremacía sudamericana
Next El desastre de Alcorcón