Un complejo centenario


En un año de fiesta para el club, en cancha es poco lo que han podido celebrar los quillotanos

En diciembre de este 2019, San Luis de Quillota cumplirá 100 años desde su fundación por un grupo de estudiantes del Instituto Rafael Ariztía. Un año de fiesta que, si no empañado por su caída a la Primera B la temporada pasada, sí ha comenzado cuesta arriba para un conjunto canario que no sabe de victorias desde octubre del 2018, cuando se impusieron por la cuenta mínima frente a Unión La Calera y soñaban aun con la permanencia en la división de honor.

Desde entonces y tras consumarse el descenso, los de Quillota registran 4 empates y 2 derrotas en el fútbol de ascenso, ocupando el penúltimo lugar de la tabla y solo por encima del colista Unión San Felipe. Por si fuera poco, San Luis fue el único equipo del profesionalismo que cedió ante un cuadro amateur en la primera ronda de la Copa Chile, al ser eliminado mediante lanzamientos penales por Trasandino de Los Andes. Paupérrima campaña que, con razón, costó recientemente el puesto al DT argentino Nicolás Frutos, el cual será reemplazado interinamente por el histórico Mauricio Riffo, jefe de las áreas formativas y que también asumiera la misión de levantar al club antes de su descenso del año pasado.

Siete partidos alcanzó a dirigir el ex delantero en su primera experiencia como entrenador profesional

comentarios

Previous Barça v/s Atleti: 13 años de superioridad culé en el Camp Nou
Next La primera vez de Mauricio