Tacuara, de héroe a villano


Óscar Cardozo convirtió y falló, seguidamente, los últimos penales de Paraguay en una Copa Mundial

Todavía activo con 35 años, el delantero paraguayo Óscar Cardozo vive seguramente los últimos momentos de su carrera en el Libertad de su país natal. Una trayectoria que se inició hace 15 años en los equipos 3 de Febrero y Nacional de Paraguay, continuó en Newell’s de Rosario y tuvo su peak en el Benfica de Portugal, donde el artillero alcanzó la cifra de 172 goles en casi 300 partidos, 8 títulos locales y una final de Europa League.

Así y todo, la nación que lo premió 2 veces con el galardón al Mejor Futbolista Paraguayo del Año (2006 y 2009), lo recuerda hoy y seguirá castigando por un desafortunado episodio en Sudáfrica 2o10. El mejor delantero guaraní de aquella época y probado lanzador de tiros libres y penales, venía justamente de ser figura en la clasificación de la Albirroja a los cuartos de final de la cita planetaria, al anotar frente a Japón el lanzamiento decisivo en la tanda de penaltys.

Ya en la instancia de cuartos, el escollo sería la selección española de Vicente del Bosque. Habiéndose ido en igualdad al descanso, Cardozo tuvo la chance de abrir el marcador desde los 12 pasos al minuto 58 de juego, luego de una falta cometida por Piqué al mismo atacante. Apenas queriendo mirar a Casillas, finalmente su disparo fue contenido por el portero y el resto es historia conocida: triunfo de España que sería a la larga el campeón del torneo y eliminación de los dirigidos por Gerardo Martino entre las lágrimas inconsolables del Tacuara, cerrando la que ha sido hasta ahora la última participación paraguaya en una Copa del Mundo.

comentarios

Previous Un partido crucial
Next Debut soñado en Hungría