Serge Gnabry: Desechado por la Premier League, ahora destaca en el Bayern Munich


El extremo pasó momentos complicados en sus primeros años de carrera.

Sorpresa causó en Europa la abultada goleada que le propinó el Bayern Munich al Tottenham. El elenco teutón viajó hasta Londres para propinarle una paliza al cuadro inglés por 7 a 2 en el marco de la Champions League y que tuvo una figura bastante marcada durante el duelo: Serge Gnabry.

El atacante se despachó cuatro tantos en el complemento, para batir a uno de los finalistas de la última edición del torneo y meterse dentro de los máximos anotadores del certamen. El jugador de origen marfileño viene haciendo bien las cosas en las últimas temporadas y cada vez gana más espacio en uno de los equipos más poderosos del orbe, cuestión por la que tuvo que luchar bastante.

Desde muy pequeño se interesó en el fútbol, motivo por el cual formó parte de muchas escuelas a lo largo de su niñez hasta que a los 12 años arribó a las huestes del Stuttgart, donde compartió con otras promisorias figuras alemanas como Joshua Kimmich y Timo Werner. Con 16 años, llamó la atención del Arsenal de Inglaterra, escuadra acostumbrada a contratar jóvenes proyectables y que se hizo de sus servicios de cara a la temporada 2011/2012.

A pesar de convertirse en uno de los futbolistas más jóvenes en debutar y anotar con la camiseta de los ‘Gunners’, el paso de Gnabry por el Emirates Stadium no fue el mejor y terminó teniendo un rol secundario en la plantilla dirigida en ese entonces por Arsene Wenger: “En el Arsenal tenían dudas, pero estoy seguro de que les he demostrado a todos que estaban equivocados”, ha dicho el actual Bayern Munich.

Buscando más protagonismo, emigró al West Bromwich Albion, también de la Premier League, pero solo acumuló 135 minutos en cancha y nunca contó con el apoyo de Tony Pulis, técnico en aquel entonces del ex elenco de Gonzalo Jara: “Estoy seguro de que si Pulis me hubiera dado algo de tiempo, habría demostrado de lo que soy capaz”, señaló en alguna oportunidad el delantero.

Su paso por la isla no se dio como él esperaba, por lo que regresó a su país para reencontrarse con su mejor versión y demostrar que puede competir en lo más alto. A mediados de 2016 se enrieló en el Werder Bremen y no defraudó, para luego en la siguiente temporada partir al Hoffenheim, donde definitivamente logró plasmar en cancha las virtudes que muchos veían en él. 21 goles y 9 asistencias, todo en 53 partidos con las dos escuadras anteriormente mencionadas, significaron el renacer de Serge Gnabry.

Y no solo a nivel de clubes está teniendo un gran presente, sino también con la selección alemana, con la cual ha anotado nueve tantos en los últimos diez encuentros, elevándose como uno de los grandes valores de la Bundesliga y del fútbol alemán.

comentarios

Previous Colo Colo y Santiago Morning conocieron rivales para la Libertadores Femenina
Next Paliza de los All Blacks es la victoria más abultada en el actual Mundial de Rugby