¿Se repite la elección en la ANFP?


Cuatro clubes presentaron un reclamo formal en contra de las votaciones ganadas por Sebastián Moreno

A solo 3 días de que la mesa directiva encabezada por Sebastián Moreno asuma el mando de la ANFP, cuatro equipos nacionales pusieron ayer en entredicho los comicios realizados el pasado 29 de noviembre, presentando un reclamo formal en que solicitan a la Comisión Jurídica del mismo organismo rector, aclarar posibles irregularidades en el proceso eleccionario que arrojó como vencedor al ex abogado de CODELCO.

Rangers, Copiapó, Curicó Unido y Palestino (este último presidido por Jorge Uauy, candidato opositor a Moreno), fueron en definitiva los clubes que firmaron la carta en que cuestionan la participación de San Marcos de Arica, que a su juicio debería haber sido excluido de aquel consejo de presidentes por encontrarse ya descendido a Segunda División al momento de las votaciones. Recordemos que el mismo asunto, fue el que gatilló el conflicto judicial entre Barnechea, San Marcos y la ANFP que costó a los huaicocheros la desafiliación del fútbol profesional.

Jorge Uauy no resigna la lucha por el sillón de Quilín

En palabras de Uauy, el único propósito de su reclamo, que contaría también con el respaldo de los 3 grandes del fútbol chileno, es ”saber si estos hechos ocurridos el pasado 29 de noviembre son o no son constitutivos de vicios reglamentarios y de una situación que debe ser analizada”. En caso de que los estudios de la comisión revelarán que las elecciones sí estuvieron viciadas, para el timonel de Palestino “lo que corresponde es que se repitan”.

Ahora bien, siendo este organismo de carácter no vinculante y con las solas facultades de emitir un informe proponiendo las medidas a adoptar, su fallo serviría recién como antecedente ante una instancia superior como lo es el Tribunal de Honor de la ANFP, que sí podría anular el proceso anterior y forzar unas nuevas elecciones.

Sin siquiera haber asumido, el actual Secretario General enfrenta duras oposiciones

 

 

comentarios

Previous Lo números rojos de Thierry
Next Nada que temer