Salas y la escalera al cielo


Un día como hoy de 1998, Chile empató 2 a 2 con Italia en el mundial de Francia. Marcelo Salas anotó los dos goles nacionales.

A falta de mundial, tenemos grandes recuerdos. Un 11 de junio de 1998, Chile volvía a una cita planetaria de fútbol luego de su última participación en España 1982 y tras el incidente de Roberto Rojas en 1989, que dejó a nuestro país fuera de las citas de Italia 1990 y Estados Unidos 1994. El rival era uno de los grandes equipos del torneo: La selección italiana.

Chile formó con Nelson Tapia en el arco; Moisés Villarroel, Ronald Fuentes, Javier Margas, Pedro Reyes y Francisco Rojas; Nelson Parraguez, Clarence Acuña y Fabian Estay; Iván Zamorano y Marcelo Salas. A esta altura, una formación histórica, ya que fueron los encargados de ser quienes representaron a la selección luego de 16 años de ausencia en un mundial.

La formación chilena ante los italianos.

Italia no era menos. Tenía una línea defensiva sólida, con Pagliuca en el arco, Nesta, Cannavaro, Costacurta y el capitán Paolo Maldini, además de dos clásicos y temibles delanteros, como lo fueron Christian Vieri y Roberto Baggio. Todo hacía presagiar que el partido podía ser en el papel fácil para la ‘azzurra’, pero no contaban con la capacidad goleadora de un joven delantero chileno.

La figura del partido fue en definitiva un chico oriundo de Temuco, en ese entonces de 23 años y que tenía como cartel ser el goleador de Chile en las clasificatorias, además de ser elegido el mejor jugador de América en 1997. Marcelo Salas tuvo una actuación descollante, al anotar el primer gol de Chile tras capturar un rebote en el área y así decretar el empate ante Italia, que había abierto la cuenta con anotación de Vieri.

En el segundo tiempo las cosas mejoraron para la selección chilena, ya que ocurriría una de las jugadas más recordadas en la historia de “La Roja”. A los 48′ del segundo tiempo y luego de una jugada un tanto entrampada, un centro desde la derecha de Moisés Villarroel encuentra la cabeza del “Matador”, que le gana el salto a Fabio Cannavaro, decretando el 2 a 1 para Chile. “Se subió al cielo, en una mágica escalera…”, fue parte del recordado relato de Pedro Carcuro.

El partido terminaría empatado 2 a 2, con ese recordado y polémico penal que cobró Lucien Bouchardeau, el cual Roberto Baggio transformaría en gol, sellando el resultado definitivo del encuentro. Salas anotaría 2 tantos más en ese mundial, uno ante Austria y otro contra Brasil, convirtiéndose junto a Leonel Sánchez en los máximos goleadores de nuestra selección en citas planetarias, con 4 goles cada uno.

comentarios

Previous Rafael Nadal: Un reinado eterno
Next El insólito gol anulado por un jeque