Rugby femenino en primera persona


Conversamos con Camila García Benavides, campeona nacional y seleccionada chilena de rugby, acerca de los éxitos y sacrificios personales que poco se condicen con el apoyo y reconocimiento de su disciplina

Abogada de profesión y deportista de toda una vida, la conconina Camila García nos cuenta que en un verdadero flechazo a primera vista, descubrió y comenzó a dedicarse al rugby a mediados del 2016. ”Terminando el post operatorio de una intervención de ligamento cruzado, por la que tuve que dejar mi club de cheerleader, una amiga me invitó a entrenar en el Old Navy de Viña del Mar y a mi me encantó, sentí que era lo mío y que tenía condiciones para esto”. Desde entonces, Camila no paró más y en poco más de 2 años, ya es capitana del club viñamarino, integrante del combinado regional de Valparaíso e incluso seleccionada nacional.

  • ¿QUÉ HA SIDO PARA TI LO MÁS GRATIFICANTE Y LO MÁS SACRIFICADO DEL RUGBY?

Lo más gratificante para cualquier deportista es poder vestir la camiseta de la Selección y representar a su país, definitivamente es un tremendo orgullo y responsabilidad, una gran motivación para entrenar y superarse día a día, para poder aportar más al rugby femenino de Chile.

Lo más sacrificado es que para llegar a la Selección uno tiene que viajar en la semana para ir a entrenar a Santiago, lo que significa un desgaste económico, de tiempo y de energía importante, teniendo en consideración que nosotras nos dedicamos a esto de forma amateur, por lo que tenemos que cumplir de igual manera con nuestros estudios, trabajos y responsabilidades varias. 

  • Y EN ESTOS AÑOS DE TRAYECTORIA ¿QUÉ TORNEO Y/O PARTIDO TE HA MARCADO MÁS Y POR QUÉ?

Definitivamente el torneo sudamericano Valentín Martínez en Montevideo, de noviembre del 2018. Fue mi primera experiencia por la selección y estar ahí jugando con las mejores, ver que tu sueño como deportista se está haciendo real, es como la coronación de un proceso de entrenamiento duro, constancia y compromiso.

En particular el partido con Paraguay fue muy emocionante, en la fase de grupos ellas nos habían ganado 24 – 12, pero en la final de bronce al día siguiente nos tocó enfrentarnos nuevamente, hicimos un tremendo partido y logramos derrotarlas 22 a 5. Fue muy gratificante, porque hace varios años la selección femenina de Chile no estaba en el podio, además fuimos reconocidas como la selección Fair Play del torneo.

  • SIENDO TÚ SELECCIONADA CHILENA Y DE VALPARAÍSO ¿QUÉ PODRÍAS DECIRNOS DEL APOYO PÚBLICO Y PRIVADO A SU ACTIVIDAD?

Nada muy bueno la verdad. La diferencia entre lo que se financia a la selección nacional de rugby femenino en comparación a los hombres es muy grande. A nosotras sólo nos llevan a un torneo que es el Valentín Martínez, aunque este año 2019 debieramos  tener más competencia internacional, lo que es fundamental para el crecimiento del rugby.

Como representante de la selección de la región de Valparaíso, pese a que este año salimos campeonas nacionales invictas en nuestras fechas en Osorno, Arica y Santiago, estamos muy abandonadas. No tenemos apoyo del sector privado ni público, hemos tenido que costear esos viajes y aún estamos endeudadas. La satisfacción son los logros, pero se esperaría que siendo la mejor selección del país y representando a Valparaíso, podríamos recibir alguna ayuda más allá de la que hemos recibido de amigos y familiares, para concentrarnos netamente en nuestras competencias y entrenamientos y no en la manera de juntar dinero para costearlos.

  • AHORA DESDE TU EXPERIENCIA PROFESIONAL ¿QUÉ TAN POSIBLE ES COMPATIBILIZAR ESTUDIOS Y DEPORTE DE ALTO RENDIMIENTO EN ESTE PAÍS?

Es posible, difícil y sacrificado, pero la satisfacción que te dan los logros deportivos es inigualable cuando uno sabe todo el esfuerzo que viene detrás. Yo ahora soy abogada y nunca dejé el deporte de lado porque es algo fundamental en mi vida, pero si realmente como país queremos meternos arriba y competir con los mejores, los deportistas necesitamos poder dedicarnos como prioridad a entrenar y con más apoyo, contaríamos con más tiempo y podríamos dedicarnos profesionalmente a lo que nos apasiona.

La gente muchas veces es crítica y habla del resultado de un partido, en donde nos toca enfrentarnos a profesionales de las disciplinas que se dedican exclusivamente a eso y no entienden que nosotros los deportistas, al igual que ellos, hacemos nuestras vidas cotidianas llenas de trabajo, estudios, algunas veces hijos y muchas responsabilidades, pero además tenemos que entrenar para poder competir a un alto rendimiento.

  • PARA FINALIZAR ¿CUÁLES SON TUS PRÓXIMOS DESAFÍOS Y METAS A NIVEL DE CLUB Y SELECCIONES?

Este año con mi club esperamos hacer alguna gira a Argentina y de esa forma ir creciendo con el roce internacional, para que podamos subir en la tabla del torneo nacional de clubes.

Y con respecto a la selección nacional, ir consolidando el equipo que ya estamos trabajando para las fechas que se nos vienen. Estamos muy felices porque tendremos más competencias internacionales, por lo que vamos a lograr mayor fiato y crecimiento, la expectativa es poder tener un mejor papel en noviembre en el Valentín, con un equipo que vendrá trabajando juntas durante todo el año y no exclusivamente para una fecha como ha sido en años anteriores.

comentarios

Previous El mejor de América será de River
Next Ante la irregularidad, refuerzos