Roger Federer no para de batir marcas en el circuito


El helvético sigue agigantando su estatus de leyenda

El destino quiso que Roger Federer se transformara en un fuera de serie. Y es que el suizo sigue desparramando talento en el tenis y pavimentando su camino como uno de los mejores deportistas de todos los tiempos. Hoy en el US Open tuvo un inicio con dudas, pero terminó reponiéndose para superar a Damir Dzumhur por 3-6, 6-2, 6-3 y 6-4, instalándose en la tercera ronda del certamen norteamericano.

Además del triunfo, el actual N° 3 del mundo se convirtió en el primer tenista en alcanzar 100 partidos en tres Grand Slams diferentes. Con el triunfo ante el bosnio, Federer llegó al centenar de encuentros disputados en el cuarto Major de la temporada (con un récord de 87-13). Esta cifra se suma a los 114 partidos en Wimbledon y 111 en el Abierto de Australia. Solo en Roland Garros no ha podido cumplir esa marca, quedándose con 87 duelos.

Sin embargo, el oriundo de Basilea no oculta sus ganas de seguir mejorando y haciendo historia en la ATP: “Cuando pasa como ahora, dos partidos malos seguidos, es muy frustrante, especialmente cuando el nivel es bajo y haces tantos errores, no encuentras energía. Pero sí, solo puedo hacerlo mejor, así que es lo bueno de seguir adelante. Sabía que Nagal iba a ser duro, que Dzumhur iba a ser duro. Pero lo que no esperaba era hacer 15 o 20 errores no forzados, lo que significa prácticamente tirar el set”, reflexionó tras el lance.

Ahora se encuentra en carrera de llegar a otro anhelado registro. El estadounidense Jimmy Connors es el jugador con mayor cantidad de partidos ganados en la historia del circuito con 1.274 victorias, teniendo ahora a su “Majestad” cada vez más cerca. El helvético acumula 1.225 celebraciones como profesional, quedando a menos de cincuenta duelos para alcanzarlo. La meta está cerca.

De cara a la siguiente ronda, espera rival que saldrá del ganador del encuentro entre el francés Lucas Pouille (27° ATP) y el británico Daniel Evans (58° ATP), quienes no pudieron jugar debido a las fuertes lluvias que se registraron en Nueva York y que obligaron a suspender varios choques, incluido el de Cristian Garin. Con 38 años, Roger Federer no le da descanso a una trayectoria mágica y sigue en su lucha por ser sin discusión el mejor de todos.

 

 

comentarios

Previous La desastrosa racha del Veracruz en México
Next El "Cimbi" a la espera de su novena aventura