Rocío Ayala: “Me dijeron que ser mujer era un defecto en esta profesión”


La periodista de 23 años se ha hecho notar como una de las primeras voces femeninas en el relato deportivo. Nos contó sobre sus inicios, sus proyectos y lo que ha costado insertarse en un mundo donde abundan los hombres.

  • ¿Cómo fueron tus primeros acercamientos con el fútbol? 

Siempre lo encontré entretenido, me gustaba patear el balón donde pudiera. Desde los 11 años comencé a dedicarle más tiempo y con una amiga que era portera siempre jugábamos. Esto fue cuando yo estaba estudiando y en ese momento decidí entrar al equipo del colegio.

  • ¿Qué opinaba tu entorno en ese momento? 

La verdad es que no había mucha acogida. Mi papá (Gerardo Ayala) siempre estuvo dedicado al periodismo deportivo, pero no se acostumbraba a la idea que jugara a la pelota, yo creo que por un poco de machismo. Me decía que las mujeres no se dedicaban a esto y para mí era un poco chocante. En el colegio no había tanta motivación para impulsar el fútbol femenino y por parte de nuestros compañeros hombres tampoco. A pesar de que me gustaba, nunca fui muy buena y por eso decidí inscribirme en la escuela de Iván Zamorano, para aprender mucho más. También en ese tiempo le pedí a mi familia que me llevaran al estadio.

Rocío reporteando desde el Estadio Monumental.
  • ¿Era una opción dedicarte a esta actividad?

Cuando fui adquiriendo más conocimiento del juego, llegué a estar en las divisiones inferiores de Universidad Católica en 2011. Allí fui compañera de María José Urrutia, Fernanda Pinilla y Natalia Campos, que ahora disputaron el mundial. Ellas lo dejaron todo por ser profesionales y a mi no me fue tan bien. Quizás si le hubiera puesto el mismo empeño que ellas habría llegado más alto.

  • ¿En qué momento decidiste acercarte al periodismo deportivo? 

Yo siempre quise estudiar teatro, pero no se pudo dar. Era 2013 y debía decidir qué hacer, ya que no quería tomarme un año, por lo que mi padre me dio la opción de cubrir a Colo Colo para Radio Santiago, si es que yo entraba a periodismo. No sonaba tan difícil, era un equipo grande y sabía más o menos como era el medio, así que acepté. Si bien lo que a mi más me gusta es hablar de fútbol desde la perspectiva táctica y no tanto desde la noticia, pensé que podía salir bien.

  • ¿Cómo resultó esa experiencia?

Yo era chica, tenía 17 años cuando comencé y tuve que comenzar yendo al Estadio Monumental. Fue bueno porque me daban libertad para hacer los despachos, no con ese tono periodístico más genérico que nunca he tenido, siempre he sido más espontánea. Pude aprender mucho, ya que tuve la oportunidad de equivocarme en un medio serio y siendo muy joven. Me ayudó a crecer.

  • Eres una de las pocas voces femeninas en el rubro. ¿Cuándo surgió la opción del relato?

José ‘Pepe’ Hormazabal era uno de los que trabajaba en la radio en ese tiempo y primero me dio la posibilidad de comentar los partidos y a conducirlos en algunas ocasiones. A fines de 2016, ocurrió que el relator no llegaba y el partido estaba por comenzar. Además solo estaba el reportero en cancha y yo en la caseta. En ese minuto tuve que hacerlo yo, pero no salió bien, Le di varias vueltas al asunto, encontré que no me la jugué lo suficiente. A comienzos de 2017 vi que ProGol ofrecía cursos para relatores y yo no estaba segura de inscribirme, aunque al final tuve un impulso y fui.

Rocío recibió amablemente a La Arenga del Abuelo.
  • ¿Cómo te recibieron?

En mi primer día yo seguía insegura y me encontré con un conocido antes de entrar. Me contó que iba al curso de relato y que estaba muy contento. Le señalé que yo iba por lo mismo y quedé con la sensación de que se decepcionó un poco. Las clases eran en una academia de doblaje y cuando llegué a la sala, lo primero que me dijeron fue que las clases de actuación no eran allí. Yo siempre me llevé bien con mis compañeros, pero la verdad es que fue muy difícil. Los profesores también siempre hacían comentarios como “pórtense bien que tenemos a Rocío acá”, siempre buscando resaltar que estaba entre ellos. Sé que no lo hacían con mala intención, pero esos comentarios estaban de más.

  • ¿Luego de eso te ofrecieron relatar de nuevo en la radio?

‘Pepe’ Hormazabal supo del curso y me empezó a tirar bromas de que había llegado mi momento. Le dije que estaba lista, me preparé y a pesar de estar insegura hasta el final, tuve mi primera transmisión en un partido entre Unión Española y Unión La Calera, el 1 de abril de 2018. Yo creo que pensaban que solo quería cumplir un capricho, pero pude hacer todo el partido y aunque no fue mi mejor presentación, logré que tuvieran confianza en mí y me fueron dando más encuentros, no solo a nivel local, ya que también estuve en Copa Libertadores.

  • ¿Cómo se dio tu salida entonces? 

Llevaba más de un año relatando y estaba preparándome para estar en un partido de Colo Colo con O’Higgins de este año, hasta que recibí una llamada desde la dirección de Radio Santiago un día antes del encuentro, para decirme que no iba. Pregunté qué era lo que estaba pasando y me dicen que ser mujer en esta profesión es un gran defecto. Ese mismo día renuncié. Ellos me abrieron las puertas para trabajar y siempre lo agradeceré, pero creo que me merecía otro trato y forma de salir. No puedo cambiar el hecho de ser mujer.

  • ¿Se te han dado más oportunidades frente al micrófono?

Ahora me encuentro en Radio ADN, donde he tenido diferentes roles como reportera, transmisiones y también en el área digital. Pude realizar una transmisión en conjunto con Patricio Barrera. Algunos criticaron el hecho de que no me hayan dejado estar sola, pero no creo que sea por falta de confianza. Me hubiera encantado relatar el mundial femenino, era una de mis grandes aspiraciones, pero no se dio. Mucha gente me ha dicho que es muy bueno que me dedique a esto, pero después nadie te llama o simplemente no te escuchan. Por eso pensé en realizar un proyecto independiente, con transmisiones por streaming, ya que aún hay muchas aprehensiones con el relato femenino.

La capitalina trabajando en Radio ADN.
  • ¿Cómo ves a Chile en el fútbol femenino?

Hubiera sido muy meritorio que la selección clasificara a la siguiente fase del mundial, pero creo que en ningún caso es un fracaso. La Copa del Mundo era un gran desafío. Creo que hay que poner la pelota al piso y entender que los otros países reciben mucho más apoyo, tienen ligas profesionales y llevan más tiempo jugando juntas. Acá nos hace falta mucha preparación.

  • Entendiendo que para cambios reales necesitamos evolucionar sistemática y culturalmente. ¿Qué crees que es lo más urgente en estos momentos?

Yo creo que lo primero es dejar de comparar el fútbol femenino con el masculino. Las mujeres están recién empezando en esto y no porque Christiane Endler juegue en el PSG significa que está al mismo nivel económico de Alexis Sánchez en Manchester United. Lamentablemente no es así. En la actualidad, si los clubes chilenos quieren participar en copas internacionales deben tener una rama femenina, lo que me parece muy bueno, pero no se pueden conformar con solo prestar el nombre. Debe haber una preocupación real de las instituciones. No puede ser que haya jugadoras que tengan que sacar dinero de su bolsillo para costearse todo lo que implica mantener un club. Hay cosas básicas que no se cumplen.

Una plataforma independiente de relato es una de las cosas que se viene.
  • ¿Qué es lo que viene para Rocío Ayala?

Ahora está complicado, ya que no sé de transmisiones por internet, pero ya compré los implementos y quiero lograrlo. Lo que hago es para divertirme, no para que me llamen los medios grandes. Creo que aún no sé bien lo que es sentirme relatora, ya que los demás colegas lo miran como un juego. Me apoyan, pero no me toman tan serio. Tampoco tengo como gran proyección llegar al CDF, por ejemplo. Si se da bien, si no, también. Mi expectativa a largo plazo es básicamente no dejar de hacer esto. No quedar en el recuerdo de que alguna vez relaté.

  • ¿Cómo te gusta el fútbol?

Obviamente me gustaría ganar jugando bien y lo más importante, dejando siempre todo en la cancha, aunque no creo que haya solo una fórmula para jugar, todo se ve partido a partido, ya que las circunstancias van cambiando. Por eso siempre tengo el dilema de estar del lado de los que prefieren el resultado o de los que privilegian el fondo.

  • ¿Cuáles son tus sueños?

Siempre tendré esas ganas de dedicarme al teatro y llegar a Broadway, aunque sea complicado. En lo demás, me gustaría tener la oportunidad de integrar un cuerpo técnico y ayudar en el análisis del juego. También me gustaría conocer a tipos como Marcelo Bielsa o Josep Guardiola, que me cuentes de sus ideas, fundamentos y aprender de ellos. Si me invitaran a trabajar con ellos sería lo máximo. El relato me gusta y por eso me he dedicado, pero si tuviera que escoger un sueño, sería eso.

comentarios

Previous El día en que River despertó de su pesadilla
Next Los posibles rivales de Chile y las otras definiciones del grupo C