River-Boca y una semi de película


Los flamantes finalistas de la Libertadores 2018, animaron en el 2004 un inolvidable choque por las semis del torneo continental

La definición de la Copa Libertadores de este año, enfrentará en noviembre a River Plate y Boca Juniors, protagonistas de una de las mayores rivalidades del fútbol mundial. Han sido 24 las veces que ambos clubes se han visto las caras en este campeonato, con 10 victorias para los xeneizes, 7 empates y 7 triunfos para los de la banda sangre.

Tras una épica remontada contra Gremio, River disputara la final soñada frente a su clásico rival

Considerando solo los encuentros en lo que va de siglo, el primero fue el año 2000 por los cuartos de final, con triunfo para un Boca que terminaría siendo campeón de aquel torneo. El más reciente, el denominado ”Superclásico de la verguenza” en los octavos de la edición 2015, que acabaría ganando River luego del bochornoso episodio del gas pimienta en La Bombonera. Y entremedio, la apasionante semifinal del 2004 que hoy recordamos.

En aquella versión del Superclásico argentino, que incluyó golazos, peleas, expulsiones, polémica y emociones de último minuto, Boca fue el primero en golpear al imponerse por la cuenta mínima en la ida gracias a un cabezazo de Rolando Schiavi, en un partido que estuvo marcado también por la expulsión de Marcelo Gallardo y el arañazo que le propinó el actual DT de River al Pato Abbondanzieri en la trifulca.

En la vuelta disputada en el Monumental, Lucho González abrió la cuenta para los millonarios y forzaba con ello los penales, hasta que al minuto 89 Carlitos Tévez logra emparejar el marcador y celebra con el recordado gesto de la gallinita en provocación a la hinchada local, ganándose así la cartulina roja que dejaba a Boca con 9 jugadores tras la anterior expulsión del volante Fabián Chávez. ”El silencio más grande en una cancha” que años más tarde describió sentir el árbitro Héctor Baldassi, dio paso a la euforia con el gol en los descuentos del defensa Cristian Nasuti que llevó a resolver la serie desde los 12 pasos.

En esa ajustada definición, que tuvo como única atajada la de Abbondanzieri frente al disparo de Maxi López, acabó imponiéndose el conjunto azul y oro de Carlos Bianchi que luego caería en la final ante el Once Caldas colombiano.

¿Recuerdan esa electrizante semifinal?

comentarios

Previous La primera colorada de Matías
Next Sergio Markarián: La vida de un viejo zorro