¿Por qué la selección de Italia volvió al verde?


Un hecho poco usual se registró en el duelo ante Grecia.

Históricamente, todos asociamos a la selección italiana con el color azul para su camiseta. De hecho de allí proviene el concepto de la ‘Azzurra’, como habitualmente se conoce al plantel que representa al país europeo. Sin embargo, en el marco de la renovación que buscan los itálicos (intensificado luego de quedar fuera de Rusia 2018), está la de cambiar la tonalidad de su indumentaria.

Esto porque la federación italiana en conjunto con la marca que los auspicia, decidieron dar un giro y presentar una nueva camiseta, que se estrenó en el duelo que le ganaron 2 a 0 a Grecia y que significó la clasificación a la Eurocopa 2020. En dicho partido, vistieron una polera de color verde, que había sido utilizada por última vez en 1954, cuando derrotaron a Argentina por 2 a 0 en el Estadio Olímpico de Roma.

Luego de ese partido ante la albiceleste (que justamente se jugó en el reducto de la capital italiana), las selecciones menores de ‘La Nazionale’ fueron elegidas para portar en sus camisetas el verde, mientras que el combinado absoluto se quedó con el azul, como una muestra de lo importante que significaba representar a la categoría mayor y así se plantearan el objetivo de llegar lejos con el país.

Esta nueva “piel” está inspirada en el Renacimiento y así lo muestran los detalles en mosaico que posee, en reflejo de la cultura de esta nación. A la vez, este cambio representa los nuevos aires a que aspira Italia con la presencia de una nueva generación de futbolistas jóvenes, que le permitan volver a ser una de las potencias en este deporte y traer de vuelta los éxitos en la cancha.

El motivo de la indumentaria azul en su momento, tiene que ver con una razón histórica. De hecho si nos remontamos a los inicios de este seleccionado del viejo continente, encontramos que el blanco fue el primer color que portaron desde su primer partido en 1910. Luego en 1922, a pesar de que no estuviera presente en su bandera, cambiaron al azul, color representativo de la casa real de los Saboya, a la que pertenecía el entonces rey italiano Víctor Manuel III.

Ahora de la mano de Roberto Mancini en la banca, acumulan ocho victorias consecutivas (ayer derrotaron a Liechtenstein 5 a 0) y tienen fe en volver a ser fuertes como antes. Ya consiguieron clasificar a la próxima Eurocopa, por lo que el próximo desafío será llegar a Qatar 2022. Habrá que ver si el verde seguirá trayendo buenas nuevas.

comentarios

Previous La carrera docente del "Maestro" Tabárez
Next Los tres que más ganaron y tres que más perdieron en la Roja