Pipino cuevas y tres goles para enmarcar


El delantero paraguayo, de breve paso por nuestro país, registró en su carrera 3 anotaciones con un ingrediente para no olvidar

En febrero de 2009 y bajo la dirección de Sergio Markarián, llegó a la Universidad de Chile el atacante guaraní Nelson ”Pipino” Cuevas. Uno al que le bastaron apenas 6 meses en Chile para coronarse campeón con los azules del Apertura de ese año (el último de su carrera que se extendió hasta el 2013) y que, antes de su arribo, tampoco había sobresalido demasiado, aunque sí llegaba con la historia de 3 goles de aquellos que pueden ser narrados durante varias generaciones.

El primero de ellos y probablemente el que más rápido se asocia a su nombre, fue el que convirtió para River Plate en un partido lleno de emociones frente a Racing. Además de que estaba en juego el liderato del Clausura argentino 2002, los Millonarios tenían a Martín Demichelis como improvisado arquero tras la expulsión de Comizzo y el DT Ramón Díaz se la jugó, con el encuentro aun empatado, por el ingreso de un Pipino Cuevas que llevaba varias fechas sin salir de la banca. En esa tarde de abril, el paraguayo respondió con un contragolpe letal, finta al arquero y definición que de seguro todavía eriza la piel a los hinchas de River.

El segundo, de gran factura aunque sin nada que definir, fue jugando para el Santos y abriendo la goleada que le propinaron al Atlético Paranaense en el Brasileirao del 2008. ¿La particularidad del gol? Que fue elogiado como ”un golazo realmente, muy bonito” en palabras del mismisimo O Rei Pelé, que estaba presente ese día en el estadio y tras el partido se acercó a camarines a felicitar y compartir con los jugadores.

Finalmente, 2 años antes y ahora con camiseta no de club sino de la Selección de Paraguay, el oriundo de Asunción se matriculó con un tanto en la victoria de la Albirroja sobre Trinidad y Tobago en la fase grupal del Mundial de Alemania. Dicha anotación, sumada a las 2 que marcó a Eslovenia en Korea-Japón 2002, lo convierten en el todavía máximo goleador de Paraguay en Copas del Mundo.

 

comentarios

Previous El polémico Balón de Oro 2010
Next Bielsa necesita una victoria