Pamela Salman, la oncóloga de oro


Fue una de las grandes revelaciones que dejaron los Juegos Suramericanos de Cochabamba 2018, en donde consiguió medalla de oro en el Tiro al vuelo. Un logro que tiene una increíble historia detrás, que engrandece aún más su importancia en el deporte nacional.

Pamela Salman es oncóloga, esposa y madre de dos hijos. A sus 53 años consiguió la medalla de oro N° 26 para Chile en los Juegos Suramericanos de Cochabamba, en la especialidad de Tiro al vuelo. Un logro tremendo y para destacar, considerando que desde Toronto 2015 no había participado en ninguna competencia internacional tras sufrir una pérdida familiar importante. Llegó a competir en base a puro esfuerzo personal y logró colgarse la presea dorada. Esta es su historia.

INICIOS Y DESARROLLO

¿Cómo llegó a este deporte?

–  Llegué al Tiro al vuelo por mi padre. Él fundó el Club Árabe de Tiro al vuelo y me inculcó la pasión por este deporte. A los 15 años comencé disparando y me mantuve practicando durante 3 años. En aquella ocasión competí mucho y llegué a lograr la quinta posición en el mundo. En ese entonces, había mucho más cobertura al deporte que ahora, salí en todos los diarios y la prensa estuvo más presente que en la actualidad.

¿Qué vino después de aquella actuación en el mundial? 

– Al año siguiente fui a otra copa del mundo y salí séptima. Luego entré a estudiar medicina y me desligué de este deporte. No practiqué hasta el año 2010, cuando el presidente de la Federación, Pedro González, fue a la FALP (Fundación Arturo López Pérez), el lugar donde trabajo y me pidió volver al Tiro al vuelo para participar en los Odesur de Medellín 2010. Entrené un mes y me fui a Colombia. Allá gané la medalla de bronce y me picó el ‘bichito’ que siempre tuve: El sueño de ir a los Juegos Olímpicos.

¿El ‘bichito’ ayudó a seguir en competencia? 

– Surtió efectos totalmente. Seguí participando. En Santiago 2014 mi prueba no se pudo realizar por falta de participantes, por lo que participé en el Sudamericano Específico de Armas en 2013 y obtuve medalla de oro. Ahí continuó la motivación.

EL DIFÍCIL CAMINO A COCHABAMBA

La motivación de llegar a unos JJ.OO, hizo que Pamela siguiera compitiendo en distintos campeonatos, por ejemplo en el Sudamericano Específico de Armas del año 2013, en el cual obtuvo medalla de oro.  Si bien se mantuvo practicando su especialidad a pesar de las exigencias de su trabajo como oncóloga, hubo un hecho clave que la marcó el año 2015.

¿Cómo fue el camino hasta Cochabamba 2018?

– La última vez que participé fue en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y salí séptima. Posteriormente falleció mi padre, que fue el que me trajo a esto, y en ese momento decidí guardar las escopetas hasta hace 8 meses, cuando mi hijo de 13 años me motivó a volver. Empezamos a practicar por entretención y luego entré a participar en el campeonato nacional. Gané un par de fechas en el Nacional y en abril de este año me seleccionaron para ir a Cochabamba.

¿Se sentían preparados para la hazaña en Bolivia?

– Fuimos sin nada, sin competencia previa y sin entrenador. Sin embargo, yo estaba segura que lograríamos algo importante. Yo fui a ganar el oro. De hecho, motivé también a mi compañero de equipo para que ganáramos el oro mixto. “Sólo quiero la de oro, sólo quiero ese color” le decía a mi compañero (Claudio Vergara). En la competencia, las cosas no fueron fáciles. Entramos primeros a la ronda final, pero durante la ronda final quedamos últimos en un momento, sin embargo, logramos sacarlo adelante y llevarnos las medallas de oro. Espero este logro nos ayude a conseguir más recursos.

A pesar de llegar en silencio a su participación en los Juegos Suramericanos de Cochabamba 2018, Pamela valora tal situación y espera que su destacada actuación sirva para que la especialidad sea más valorada por el medio deportivo: “Fue bueno salir ‘piola’ , la especialidad nuestra fue muy poco valorada, no teníamos club, no teníamos infraestructura. Espero que estas dos medallas nos ayuden a conseguir mas recursos. El actual presidente interino, Pedro Buscañán, es un general retirado en la fuerza aérea y está empujando por un programa que impulse a que los jóvenes de las fuerzas armadas participen”. Además, realiza una mención a la falta de mujeres en el Tiro al vuelo: “Somos pocas las mujeres que practicamos este deporte, hay un desconocimiento de la actividad”.

LA ONCÓLOGA DE ORO 

Sin quererlo, Pamela adquirió gracias al deporte un poco de eso que llaman “imagen de Rockstar”. Ella busca ser de muy bajo perfil, a pesar de que sus pacientes le consulten si ella es aquella exitosa chilena que practica el Tiro al vuelo o si solo es un alcance de nombre.

¿Cómo se vive con la labor de ser oncóloga y deportista al mismo tiempo?

– Afortunadamente en la FALP me han apoyado mucho, me han facilitado todos los permisos que he necesitado para lograr todo esto. Yo no competía hace 3 años, por lo que todo esto también es un poco nuevo para mi. El compañerismo también ha sido importante, siento el apoyo y la buena onda de mis colegas y eso también ha sido fundamental.

¿Dejarías tu vida de oncóloga?

– Amo mi profesión, pero no te niego que me encantaría dedicarme al deporte, siempre ha sido un sueño. Me gustaría ver hasta dónde puedo llegar. Si me pudiera dedicar al deporte como los mejores del mundo pelearía mano a mano con cualquiera. Ahora volví de lleno a mi ‘pega’, tengo hartas invitaciones a charlas y foros de expertos relativos a la oncología.

¿Cuál es la opinión de tus hijos?

– Están súper felices. Mis hijos disparan, mi sobrino también. Incluso el hijo de mi compañero Claudio Vergara lo hace. Todo bien en ese sentido.

SUEÑOS Y PRÓXIMOS DESAFÍOS 

Gracias a la medalla de oro que logró en Cochabamba, Pamela se convirtió en la primera clasificada a los Panamericanos de Lima 2019, desafío que ya se encuentra preparando, pero sin perder de vista los campeonatos que quedan este año y su sueño olímpico. Para ella, el deporte es algo que trasciende su rendimiento individual y espera contribuir para el desarrollo de distintas disciplinas en nuestro país

Su sueño es ir a los Juegos Olímpicos. ¿Cuáles son las opciones que tiene para lograr ese objetivo?

– Las opciones reales para ir a los Juegos Olímpicos de Tokio no siendo profesional son mediante las 4 plazas que entregan los panamericanos.

¿Qué opina del desarrollo del deporte en nuestro país?

– Me gustaría tener una escuela para enseñar. Si tuviera plata, la invertiría en deporte. Fomentaría todo tipo de actividades. Haría escuelas de tenis, fútbol, ciclismo. Mi sueño es poder fomentar el deporte. Chile es un país súper ‘futbolero’ y los otros deportes se toman poco en cuenta. La promoción es poca, la gente no sabe y cuando salen campeones por esfuerzo personal como Kristel Kobrich, Natalia Duco o Tomás González, recién los ‘pescan’. Tenemos que fomentar el deporte como país, es posible.

Se nota la importancia que ves en el deporte para las personas. 

– El deporte es esencial y sobre todo en nuestro país, que tenemos obesidad, drogadicción, delincuencia. Se debe fomentar el deporte y usar los logros deportivos para motivar a que la gente haga deporte y tenga una vida sana, fuera de las drogas, el alcohol y la obesidad.

¿Qué es lo que se viene? 

– Está el Panamericano especifico de tiro este año en Guadalajara. En septiembre está el campeonato del mundo en Corea, donde se dan cuatro plazas olímpicas individuales en damas y cuatro mixtas. Necesitamos dos pasajes para viajar a Corea, de esa forma también llegamos mejor preparados para lo que se dará en México, acá uno da todo ya que el nivel sudamericano no es tan alto como el que se da en competencias mundiales. Esperamos que nos apoyen.

 

 

 

 

 

 

 

comentarios

Previous La humillación que consagró a Valderrama
Next El Cóndor de Huelquén