Nicolás Massú y el inicio de un camino dorado


La raqueta nacional logró superar un duro escollo en primera ronda.

Un día como hoy, se cumplen 15 años del comienzo de una de las hazañas más grandes del deporte chileno. En el marco de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, se disputaba la primera ronda del tenis, con Nicolás Massú y Fernando González como los representantes nacionales en el cemento griego.

En el caso del viñamarino, éste debutó en la primera jornada ante el ex número 1, Gustavo Kuerten, quien aún se mantenía con vigencia en el circuito, pues se encontraba en esa fecha en el 20° lugar del ránking ATP.

El “Vampiro” por su parte, llegaba a la cita olímpica en gran momento personal, ubicándose número 14 del escalafón mundial. En aquel año, Massú no registraba triunfos en canchas de cemento, por lo que el enfrentamiento ante el brasileño era un gran desafío.

En encuentro jugado en el Court 1 del suelo ateniense, la raqueta criolla se impuso a Kuerten por 6-3, 5-7 y 6-4, en un partido muy apretado donde los dos estuvieron con chances de ganar,pero al final la garra característica del chileno se manifestó con todo, peleando todos los últimos puntos como si fuera el inicio del cotejo.

Ese fue el comienzo de una aventura increíble, en la cual el oriundo de la quinta región de nuestro país también dejó en el camino a Vincent Spadea (26°), Igor Andreev (55°), Carlos Moyá (4°), Taylor Dent (29°) y Mardy Fish (22°) en la final, para colgarse el oro olímpico. Como si fuera poco, el día anterior a la definición 2había conseguido junto a Fernando González la presea dorada en dobles.

 

comentarios

Previous Coutinho, cedido a Bayern Münich
Next El dilema futbolístico que remece a Rapa Nui