Mick Jagger, el hincha menos deseado


El músico británico ha cultivado una fama de mufar a las selecciones que alienta en Mundiales

Además de ser uno de los cantantes más populares e influyentes del rock, el líder y vocalista de los Rolling Stones a lo largo de más de cinco décadas, Mick Jagger, tiene otra curiosa notoriedad entre los hinchas del fútbol. Y es que, coincidencia o no, la presencia del británico en los estadios o simples mensajes de apoyo hacia algún equipo, conducen irremediablemente a un mal resultado para ese combinado.

Este historial de ”mufas” se remonta a Sudáfrica 2010, donde el músico naturalmente siguió a su selección que cayó eliminada por Alemania en octavos de final. En esa misma instancia, Jagger estuvo junto al ex presidente Bill Clinton alentando a Estados Unidos en su duelo contra Ghana. El encuentro acabó con triunfo de 2-1 para los africanos.

Cuatro años más tarde en Brasil 2014, la suerte de los ingleses fue mucho peor, al ni siquiera superar la fase grupal que compartieron con la sorprendente Costa Rica, Uruguay e Italia.  Pero la maldición cobraría su verdadera víctima cuando la voz de los Stones acompañó a su hijo Lucas, nacido de una fugaz relación con la modelo brasileña Luciana Gimenez, a la recordada semifinal del 7-1 que eliminó al Scratch de su propio Mundial. ”Puedo responsabilizarme por el primer gol, pero no por los otros 6”, comentó Jagger en tono de broma en aquella oportunidad.

Finalmente y luego de varios torneos sin cumplir una buena actuación, los ingleses escalaron hasta las semis del Mundial de Rusia 2018. Contra todos los malos augurios y seguras advertencias que debe haber recibido, el bueno de Mick no quiso perderse el encuentro ante Croacia. Iván Perisic y Mario Mandzukic no tuvieron problema en estirar la fama de yeta que aún arrastra el rockero, quedándose en definitiva los balcánicos con el triunfo y clasificación a la final.

View this post on Instagram

C’mon England! ???????

A post shared by Mick Jagger (@mickjagger) on

 

comentarios

Previous Dino Zoff, el mítico guardián italiano
Next El primer gol de Messi con Argentina