Marcelo Ríos y su mejor Grand Slam


En tierras oceánicas el nacional tuvo su actuación más destacada en ‘Majors’.

Ha comenzado ya el Abierto de Australia y con esto el primer gran evento tenístico del circuito ATP. Nicolás Jarry y Christian Garín son los representantes chilenos en esta competencia y buscarán realizar una presentación que les permita comenzar el año con confianza, de cara a una temporada que puede ser consagratoria para ambos. Fernando González y Marcelo Ríos, son los jugadores criollos que han tenido mejores resultados en este campeonato, ambos llegando a la final. Repasaremos lo que fue el camino del “chino”.

El oriundo de Vitacura llegó al certamen australiano en 1998 como el noveno sembrado del ranking. Pete Sampras (N° 1 del mundo en esos tiempos), Patrick Rafter, Jonas Bjorkman, Carlos Moyá, Thomas Muster, Gustavo Kuerten y Goran Ivanisevic, eran algunos de los tenistas que participaron en aquella edición.

Rumbo al partido final por el título, Ríos derrotó al sudafricano Grant Stafford (6-1, 6-3 y 6-3), al sueco Thomas Enqvist (6-4, 7-6, 4-6 y 6-4), al local Andrew Ilie (6-2, 6-3 y 6-2) y al francés Lionel Roux (6-2, 4-6, 6-2 y 6-4), para meterse en la ronda de lo ocho mejores.

En cuartos de final se debió enfrentar al español Alberto Baresategui, ganador de 14 títulos, que alcanzó el séptimo lugar de la clasificación mundial y que ganó el ATP de Santiago en 1994, derrotándolo por parciales de 6-7, 6-4, 6-4 y 6-0. En semifinales hizo lo propio con el francés Nicolas Escudé, al cual batió sin tantos problemas por 6-1, 6-3 y 6-2, para meterse en la final del primer Grand Slam del año.

Allí se enfrentó a Petr Korda, en un duelo donde el chileno no pudo reeditar el buen nivel que demostró durante toda la competencia cayendo por un triple 6-2. A pesar de que el subcampeonato le entregó varios puntos que le sirvieron para alcanzar en marzo de ese año la cima del escalafón planetario, siempre fue una espina clavada para el “chino”.

Ríos y Korda en la final del Abierto de Australia.

Tanto así que en 2015 intentó impugnar el título ganado por el checo, debido al antecedente de doping que afectó al europeo. Ese mismo año, Korda dio positivo por consumo de nandrolona en Wimbledon, unos meses después de obtener el trofeo en Melbourne. Ríos pidió el apoyo de la Federación Chilena de Tenis e hizo una solicitud formal a la Federación Internacional (ITF) para que le entregaran el título, ya que su adversario en aquella final pudo haber estado consumiendo tales sustancias anteriormente.

Sin embargo, desde el ente mundial del tenis desestimaron la petición del chileno, debido a que no había pruebas suficientes para culpar a Korda. El principal argumento fue que no hay ninguna muestra de aquella época que confirme la situación. El checo solo fue sancionado por lo sucedido en el major inglés con un año sin poder jugar, cuestión que no le afectó mucho, ya que le había puesto fecha a su retiro de la actividad.

comentarios

Previous Lo que viene para el Rugby 7 chileno
Next Los que llegan y los que se van en Primera B