Marcelo Moreno Martins, sinónimo de gol


El boliviano ha jugado en 3 continentes.

De cara a la Copa América de este año, el ariete altiplánico quiere convertirse en el máximo goleador histórico de la selección boliviana. Hasta el momento registra 17 tantos a su haber, tres por debajo del actual ostentador: Joaquín Botero. En este contexto repasamos la carrera del delantero del país vecino.

Por su selección debutó el 2007, a pesar de haber jugado en categorías juveniles por el combinado nacional de Brasil, su segunda nacionalidad, que obtuvo gracias a su padre. Desde aquel entonces, ha participado en tres eliminatorias a mundiales (2010, 2014 y 2018) y dos Copas América.

El goleador posando junto a la selección carioca el 2017.

A nivel de clubes debutó en el Oriente Petrolero el 2003, donde comenzó a ser sondeado por el Vitoria de Bahía viendo dos increíbles temporadas. Tras aquello recala en Cruzeiro, demostrando también un gran nivel, lo que le valdría el salto al viejo continente en 2009.  Su primera experiencia europea la vivió en Ucrania, defendiendo los colores del Shakhtar Donetsk, donde logra consagrarse campeón de la Copa de la UEFA en mayo de 2009, siendo parte importante del plantel en la obtención de dicha corona. En esa misma temporada también disputa la fase de grupos de la Champions League.

Triple M junto al plantel campeón del Shakhtar.

Tras su buen pasar en Ucrania, emigra al Werder Bremen (equipo al que derrotaron en la final de la Copa UEFA), donde lamentablemente no puede refrendar lo hecho en el Shakhtar, por lo que sólo permanece un semestre. Tras aquel tropiezo, prueba suerte en el Wigan inglés, sin tampoco lograr encajar, para así volver a Donetsk, pero sin poder volver a cuajar en el sistema del cuadro ucraniano.

Así, el año  2012 vuelve a Brasil, a defender los colores de Gremio, Flamengo y nuevamente Cruzeiro, viviendo grandes temporadas en el primero de ellos y también en su ex club de Porto Alegre. En 2015 decide dejar atrás el fútbol sudamericano y emigra a la lucrativa liga china, país en el cual permanece hasta hoy.

comentarios

Previous El Leeds de Bielsa se podría escapar
Next El cohete Walcott