Mago, héroe y villano


Un 23 de junio del año 1972, nace en la ciudad portuaria de Marsella el que fue para muchos uno de los máximos exponentes del fútbol mundial de fines de los 90 y principios de los 2000: Zinedine Zidane. El actual entrenador, que brillara en la Juventus y el Real Madrid, disputó 3 mundiales con la Absoluta de Francia con un dispar protagonismo.

 

El Mundial de Francia 98, inolvidable para nosotros que volvíamos a una de estas citas luego de 12 años, tuvo otros grandes hitos como fueron el partidazo de octavos entre Argentina e Inglaterra y la gran escalada hasta semifinales de una debutante selección croata. Y aunque pueda sonar cliché, el torneo tuvo un justo campeón. Los franceses, impulsados por la afición local, ganaron su grupo con puntaje perfecto tras vencer a Sudáfrica (3-0), Arabia Saudita (4-0) y Dinamarca (2-1). Luego, dejaron en el camino a Paraguay, Italia y Croacia, para desafiar en la final al vigente campeón Brasil.

Nuestro cumpleañero, que hasta el partido decisivo no había marcado goles en el campeonato, apareció en gloria y majestad aquel día, manejando los hilos de un combinado galo que fue superior a una Verdeamarela que sintió en demasía los sospechosos malestares de Ronaldo previos al encuentro. Con 2 goles de cabeza de Zizou y uno del blondo Petit, Francia conquistaba en casa la primera copa mundial de su historia.

Cuatro años mas tarde, con la chapa de campeón defensor y habiendo ganado además la Eurocopa del 2000, la presentación francesa en Corea-Japón fue un rotundo fracaso. Con derrotas frente a Senegal (0-1) y Dinamarca (0-2) y un empate en blanco contra Uruguay, Les Bleus quedaron eliminados en primera fase y sin marcar un solo gol, pese a contar con grandes anotadores como Trezeguet y Henry. Zidane, aquejado de dolencias musculares en los primeros partidos, solo pudo decir presente en la caída ante los daneses.

Antes que Italia y España, Francia sufrió el 2002 la ”Maldición del Campeón del Mundo”

Llegamos al final del recorrido con la recordada participación del ”10” francés en Alemania 2006, que ya había anunciado previamente sería la última de su carrera. Todo parecía indicar que la despedida del astro en tierras germanas sería en grande, a medida que su selección sorteaba primero la fase grupal, derrotaba en octavos a España, en cuartos a Brasil gracias a una deslumbrante actuación de Zizou, en semifinales a Portugal y, con definición de penal ”a lo Panenka” del mismo Zidane, empataban hasta el alargue de la final con Italia, momento en que el calvo mediocampista perdió los papeles ante un insulto de Materazzi y se fue expulsado tras un cabezazo al pecho del defensa italiano. Quién sabe si con su capitán aun en cancha para la tanda de penales, podría haber sido distinta la suerte de Francia en dicha definición.

Un cabizbajo Zidane rumbo a camarines junto a la copa que se le escapaba

¿Cómo califican ustedes la actuación de Zidane en Copas del Mundo?

comentarios

Previous Leyenda viviente en Rusia
Next Café cargado