Los logros en la carrera de Marcelo Díaz


El oriundo de Padre Hurtado ha tenido un buen pasar en Chile y el extranjero.

Ayer por la noche muchos hinchas nacionales tenían puesto sus ojos en Argentina, debido a que estaba la posibilidad cierta de que tres chilenos se coronaran campeones de ese torneo. Gabriel Arias y Eugenio Mena iban como titulares en Racing, mientras que Marcelo Díaz debió esperar su turno en la banca, ya que volvía de una lesión. El resultado 1 a 1 entre la “academia” y Tigre, le dio el título al elenco de Avellaneda, que celebró nuevamente tras cinco años.

Sin duda una de las grandes figuras del equipo trasandino en este título fue Marcelo Díaz. Rápidamente se logró ganar la camiseta de titular y su figura fue elevada por el medio como uno de los mejores mediocampistas del fútbol trasandino. Un éxito que se suma a la buena carrera que ha realizado el formado en Universidad de Chile y que no hace más que re confirmar su gran presente.

Debutó el año 2005 con la camiseta de la “U” como lateral derecho, no llamando la atención de la mayoría y sus primeros años como futbolista pasó más bien desapercibido. Desde su primera aparición hasta el primer semestre del 2010, Díaz nunca pudo consolidarse como titular en los azules y tras no ser considerado por Gerardo Pelusso, partió a cedido a Deportes La Serena, donde tuvo un renacer futbolístico de la mano de Víctor Hugo Casteñeda, que lo adelantó en la cancha y le dio más responsabilidades en la generación del juego “papayero”.

Díaz con la copa del Torneo de Apertura 2011.

A comienzos del 2011 tuvo que volver a la tienda laica, esta vez con Jorge Sampaoli en la banca, siendo conocida la historia de que fue el casildense quien lo instó a no partir de nuevo a préstamo y desde ese momento la carrera de “carepato” cambió. Se consolidó como volante de salida y obtuvo un histórico tricampeonato nacional, además de la obtención de la Copa Sudamericana 2011.

Su nivel subió considerablemente y por eso no sorprendió que equipos extranjeros pusieran sus ojos en él. A mediados del 2012, Basel, el equipo más grande de Suiza apostó por el oriundo de Padre Hurtado y lo sumó a su plantel. En su primera incursión europea, logró consagrase bicampeón de la Superliga local entre 2012 y 2014, además de disputar la Champions League y la Europa League.

“Carepato” dejó una buena impresión en Suiza.

En enero de 2015 dio el salto a una liga más competitiva y fichó por el Hamburgo de la Bundesliga. El presente del cuadro germano no era el mejor y eso los llevó a disputar la promoción en Alemania. En el partido de vuelta por el ascenso, Marcelo Díaz se transformó en el héroe del equipo tras anotar un tiro libre ante el Karlsruher en el minuto 91, que llevó el partido a la prórroga y que permitió a los ‘rothosen’ zafar del que hubiera sido el primer descenso en su historia. Tanto fue la importancia del gol del chileno que se le realizaron múltiples homenajes, incluido un libro que relata la historia de todo lo que rodeó a tal encuentro.

El momento en que el volante salvó a Hamburgo de su primer descenso.

Tras perder continuidad en el cuadro alemán a finales de 2015, el mediocampista pide salir del equipo debido a que manejaba ofertas de otros clubes. Así fue como llegó a España, para vestir los colores del Celta de Vigo. Bajo la dirección técnica de Eduardo Berizzo, Díaz volvió a tener más regularidad en el viejo continente, siendo su mejor actuación con el elenco celeste alcanzar las semifinales de la Europa League 2016/2017 donde cayeron ante el que sería el campeón, Manchester United. En su último periodo, acumuló varias lesiones que le hicieron perder terreno en el equipo, por lo que tomó la decisión de cambiar de aires.

Marcelo Díaz con la camiseta del Celta de Vigo.

El “chelo” finalizó su periodo en Europa en agosto de 2017, donde se anunció su vuelta a América, esta vez para vestir la camiseta de Pumas de la UNAM. En México también tuvo un buen rendimiento, incluso convirtiéndose en uno de los capitanes del equipo, a pesar de que no estuvo tanto tiempo en el conjunto universitario. Un año se mantuvo en tierras aztecas hasta que a mitad de 2018 fichó por Racing, su club actual y con el cual celebra la reciente obtención del torneo argentino.

Díaz es considerado por muchos como el mejor mediocampista del torneo trasandino.

Para finalizar, también fue parte importante de la llamada “Generación Dorada” del fútbol chileno. Gracias a su rendimiento en la Universidad de Chile de Jorge Sampaoli, Claudio Borghi decide nominarlo por primera vez a la selección chilena adulta en 2011, comenzando así un camino que lo llevó a ser titular en al proceso clasificatorio al mundial de Brasil 2014, torneo donde fue titular y alcanzó los octavos de final. Luego se posicionó como un inamovible en la Copa América 2015 y Copa América Centenario 2016, las primeras grandes alegrías en la historia del balompie criollo. Por último, fue también estelar en la Copa Confederaciones 2017, en la que Chile cayó en la final ante Alemania.

comentarios

Previous Miiko Albornoz, muy cerca de la segunda división
Next Jorge Robledo, primer ''nacionalizado'' de La Roja e ídolo de Lennon