Los ídolos sudamericanos de Zizou


Zinedine Zidane es un confeso admirador de un referente del fútbol uruguayo y de la técnica cabeceadora de un chileno

En 1996, la Juventus de un veinteañero Zidane enfrentaba por la Copa Intercontinental a River Plate, con triunfo de 1-0 para los de Turín gracias a la anotación de Alessandro del Piero. La ocasión fue especialmente aprovechada por el mago francés para conocer y declarar su admiración al capitán de aquel conjunto Millonario, el ”Príncipe” uruguayo Enzo Francescoli.

Francescoli férreamente marcado y de fondo observado por Zidane en la definición de la Intercontinental 96′

La idolatría de Zizou por Francescoli, surgió durante la breve estadía del delantero charrúa a finales de los 80 en el Olympique de Marsella, ciudad de la que es originario Zidane. ”Cuando vi jugar a Francescoli, él era el jugador que yo quería ser, él era el jugador que veía y admiraba; mi ídolo… Enzo es como un dios”, señaló alguna vez el ex jugador y DT del Real Madrid, que incluso bautizó a su hijo mayor con el nombre de Enzo en honor al máximo goleador extranjero en la historia de River.

Consultado en otra ocasión acerca del mejor cabeceador que hubiera visto, a propósito de los goles que él mismo marcó por esa vía en la final del Mundial de 1998, el galo no dudó en señalar a Iván Zamorano, ”el helicóptero”, del que elogió su reconocido despegue y habilidad para permanecer suspendido en el aire antes de cada cabezazo.

Si bien no alcanzaron a coincidir con la camiseta merengue que ambos defendieron, Zidane y Zamorano compartieron cancha en la despedida de Bam Bam de la selección chilena, en que La Roja derrotó por 2-1 a los franceses en el Estadio Nacional. En la previa de ese encuentro, el calvo mediocampista admitió reconocer del fútbol chileno poco más que las figuras de Zamorano y Salas, que en ese entonces había sido transferido a la Juventus (ex equipo de Zidane hasta hace un par de meses) y que también estuvo presente con River en la Intercontinental de 1996.

 

comentarios

Previous Un regreso en grande
Next ¿Vidal con Zlatan?