Los hechos insólitos que ha visto un Boca-River


Ambos elencos transandinos se enfrentan mañana en uno de los partidos más importantes en su historia.

Mañana a partir de las 17:00 de nuestro país, se vivirá seguramente lo que será uno de los dos partidos más vibrantes en la historia de Boca Juniors y River Plate. En La Bombonera, los “oro y cielo” recibirán a los “millonarios” en una nueva edición del superclásico argentino, en el marco de la final ida de la Copa Libertadores de América. Sin duda un partido que por si solo ya tiene un condimento especial, por la historia que tienen frente a frente ambas escuadras. En un historial futbolístico que nos tiene de todo, te contamos unos cuantos hechos insólitos que han ocurrido en un Boca-River.

1. Di Stefano de arquero.  

El 30 de julio de 1949, River Plate recibió a Boca Juniors en el Estadio Monumental. Ambos equipos llegaban en una pésima campaña y ocupaban los dos últimos lugares en la tabla. Amadeo Carrizo, histórico portero “banda sangre”, cae a suelo producto de un golpe en los testículos. Como el partido debía seguir, quien tuvo la actitud para ponerse al arco fue nada más ni nada menos que el gran Alfredo Di Stefano. El ex Real Madrid se instaló “con un buzo amarillo, de manga corta y sin guantes, porque en esa época no existían. ”Lo hizo bien, eh. Hasta de portero era bueno”, rememoró Carrizo en una entrevista. River ganó 1 a 0 con gol de Ángel Labruna.

Di Stefano con la casaca de River Plate.

2. Boca de local en Núñez.  

1984 es uno de los años más oscuros de la historia boquense. En aquel tiempo, La Bombonera estuvo clausurada por hechos de violencia que se vivieron en el reducto y además por algunos problemas de infraestructura, lo que obligó al club a arrendar estadios para jugar. Varios partidos los ofició de anfitrión en el Monumental de Núñez. En uno de ellos, tuvo que hacer de local ante River Plate. Jugado el 26 de junio, ambos elencos terminaron empatados 1 a 1 y ambos goles anotados por jugadores xeneizes: Ariel Krasouski lo hizo a favor e Ivar Stafuza en contra.

Una imagen de aquella insólita jornada en Argentina.

3. El gol viciado de Palermo. 

Es sabido que ambos clubes generalmente juegan superclásicos en verano. En uno de ellos jugado en Mar del Plata el año 2008, Boca Juniors se impuso al cuadro millonario por 2 a 0, con goles de Sebastián Battaglia y Martín Palermo. Hasta ahí todo parece normal, pero lo curioso está en la anotación del “loco”. Tras un tiro libre de Juan Román Riquelme que Juan Pablo Carrizo despeja a medias, el espigado artillero salta y mete la pelota dentro del arco, pero colgado del travesaño. Por reglamento eso no está permitido, pero Héctor Baldassi ni se inmutó y validó el tanto.

4. La lesión inventada.

Cientos de históricos partidos pero solo dos han sido finales entre ambos equipos: En la Copa Nacional de 1976 y la Súpercopa Argentina del 2018. En la primera, el técnico oro y cielo Juan Carlos “Toto” Lorenzo se mostraba preocupado por las subidas del histórico central Daniel Passarella, por lo que la presencia de su delantero estrella Ernesto “Heber” Mastrángelo era vital para que se quedara en zona defensiva. El goleador se encontraba lesionado en el tobillo derecho, por lo que en la previa del duelo ante River, convocó a rueda de prensa y fue con el goleador vendado en el tobillo izquierdo. Tiempo después, el ex jugador contó que luego de la entrevista habló con Lorenzo y le dijo “Maestro me vendó la otra pierna”, a lo que el DT contestó “Para que mañana te peguen en la que tenés sana, boludo”. Boca ganó 1 a 0 con gol de Rubén Suñé.

El delantero también jugó por los colores de River Plate.

5. El clásico de los extranjeros. 

El Estadio Monumental recibió un nuevo duelo entre ambos clubes en 1961, donde se dio el choque entre estos elencos con más extranjeros en cancha. 10 de 22 futbolistas no eran argentinos: los brasileños Dino Sani, Paulo Valentim, Orlando y Maurinho, más el peruano Víctor Benítez jugaron para los Xeneizes, mientras que los también cariocas Moacyr Pinto, Delem y Roberto, el uruguayo Domingo Pérez y el español Pepillo, lo hicieron para los millonarios. 2 a 2 acabó el encuentro y todos los goles fueron también de jugadores extranjeros: Moacyr Pinto y Pepillo para River, Valentim y Benítez para Boca.

El brasileño Valentim, un referente en Boca Juniors.

 

comentarios

Previous Las marcas de un profesional de 51 años
Next Los cortados y olvidados de Rueda