Los éxitos del “Tigre” Gareca


El argentino, después de una gran carrera como delantero, se ha hecho todo un nombre en la dirección técnica

Un día como hoy, pero en 1958, nacía en la provincia de Buenos Aires el ex futbolista y actual entrenador Ricardo Gareca. El Flaco, con sus 1.86 metros de estatura, es recordado con mucho cariño por las fanaticadas de distintos clubes del balompié latinoamericano y -cómo no- por prácticamente todo Perú y Argentina.

Gareca debutó como profesional en 1978 vistiendo los colores de Boca Juniors, club en que anotó 65 goles en 129 compromisos y donde tuvo dos etapas (1978-80 y 1981-84). Entre medio tuvo un breve paso por Sarmiento y posteriormente portó la casaquilla de River Plate, América de Cali, Vélez Sarsfield e Independiente. En total, convertiría 174 tantos en más de 450 partidos oficiales.

A pesar de sus dos títulos de Primera División con el América de Cali, el Torneo de Clausura de 1994 ganado junto a Independiente y la Supercopa Sudamericana levantada con los diablos rojos, sin lugar a dudas ha cosechado mayor cantidad de éxitos en su etapa como entrenador. Su debut como DT se llevó a cabo en 1995 cuando comenzó a entrenar a San Martín de Tucumán. De ahí en más, su trayectoria ha sido bastante larga, registrando pasos por Talleres, Argentinos Juniors, Universitario de Lima, Vélez Sarsfield, Palmeiras y la Selección de Perú, entre otros.

Su primer título como director técnico lo alcanzó en 1998, cuando se coronó campeón de la Primera B Nacional junto a Talleres. Un año después levantaría la Copa Conmebol junto al mismo equipo. Sus mejores momentos a nivel de clubes los vivió en Vélez Sarsfield, siendo multicampeón con El Fortín tras ganar los títulos de Primera División en los años 2009, 2011, 2012 y 2013. En 2015, Gareca recaló en su primera y hasta ahora única experiencia como seleccionador, asumiendo el cargo en el combinado de Perú. Al mando de la selección blanquirroja alcanzó el tercer lugar de la Copa América 2015 y logró clasificarse al Mundial de Rusia 2018 tras 36 años sin participaciones en el máximo evento del fútbol.

comentarios

Previous No le pierde pisada al líder
Next ¿Resurrección en Mónaco?