Las ”estrellas perdidas” del Decano


Con ocasión de su aniversario N° 126, revisamos la historia de una reciente reivindicación histórica del club más antiguo de Chile, Santiago Wanderers de Valparaíso, en relación a 2 títulos que no son reconocidos por los registros oficiales del fútbol chileno.

 

Santiago Wanderers de Valparaíso, fundado un 15 de agosto de 1892, se desempeñó en torneos locales de fútbol amateur y cosechó un total de 10 títulos, hasta el año 1940 en que junto a otros 4 equipos de la región hoy ya desaparecidos, fundaron la Asociación Porteña de Fútbol Profesional. Dicha liga profesional se constituyó formalmente con sus propios estatutos, fue reconocida como afiliada por la Federación de Fútbol de Chile y coexistió paralelamente con la Asociación Central de Fútbol Profesional con sede en Santiago.

Tras el primer campeonato de la Asociación Porteña en que participaron solo los clubes fundadores (Santiago Wanderers, Viña del Mar, Gimnástico-Administración del Puerto, Deportivo Las Zorras y La Cruz), fueron sumándose otros como Everton, San Luis de Quillota y Fosfato Cemento Melón de La Calera. Así, en sus cortos 4 años de existencia, la Asociación Porteña de Fútbol Profesional llegó a abarcar más territorio y tener un caracter más ”nacional” que la Asociación Central, que reunía solo equipos profesionales de Santiago.

Partido disputado en el Valparaíso Sporting Club entre Diamante y la Cruz, uno de los fundadores de la Asociación Porteña

 

Para 1944, con la partida de Wanderers y Everton al campeonato de la Asociación Central, fue disuelta la Asociación Porteña de Fútbol Profesional y el resto de los equipos volvieron a la liga amateur de Valparaíso. Antes de ello, en 1941 y 1942, Santiago Wanderers se consagró bicampeón  de un torneo que, como se dijo, contaba con el reconocimiento de la Federación, remuneraba a sus jugadores, contrataba extranjeros y pagaba sus tributos en iguales condiciones que el torneo de la Asociación Central, cuyos campeones (Colo Colo en 1941 y Santiago Morning en 1942) son los únicos reconocidos por la historia oficial.

Plantel de Santiago Wanderers 1958, año del primer título nacional oficial para el cuadro porteño

 

¿Por qué esos 2 títulos caturros no pueden figurar en el palmarés del fútbol chileno? Al respecto, el secretario ejecutivo de la Federación de Fútbol de Chile, Manuel Burboa, señaló al momento de surgir la controversia que pese a contar con el reconocimiento de la Federación, se trataba de ”un organismo independiente, paralelo a la Asociación Central de Fútbol, un torneo netamente aparte”. Incluso el ex presidente de Everton de Viña del Mar, Antonio Bloise, se sumó a la polémica señalando que ”pretender llevar dos estrellas más por secretaría es un descaro. Las estrellas son para los mejores del país y lamentablemente Wanderers se debe conformar con tres”.

De todas formas y al margen de registros oficiales, en la imagen institucional del club y entre la fanaticada caturra, se ha ido socializando cada vez más la valoración de esas 2 estrellas ignoradas por la historia del fútbol criollo. En palabras del historiador Gonzalo Serrano, ex miembro del directorio del club, ”un título profesional de la asociación local podría ser equiparable a uno en Santiago. Además, la época amateur da vida e identidad a los clubes, y se debe valorar en su justa medida”.

Lienzo desplegado por la hinchada de Wanderers en su último partido, colocando entre sus estrellas las de 1941 y 1942

Solo a modo anecdótico para el cierre, el año 1941 se enfrentaron en un amistoso en el Valparaíso Sporting Club los campeones de ambas ligas profesionales del país, Santiago Wanderers y Colo Colo, con triunfo para los verdes por 4 goles a 3.

¿Qué piensan ustedes respecto a esta reivindicación histórica del cuadro wanderino?

comentarios

Previous Ciudadanos del fútbol
Next El último gol del capitán