Las camisetas europeas de Nico Canales


El delantero y ex goleador de la sub 20 jugó en varios equipos del viejo continente

Previo al mundial sub 20 del año 2005, el delantero saltó de la Universidad de Chile al Benfica, club donde el nacional solamente jugó en la filial B. Poca continuidad y poco gol condujeron al traspaso del ariete al Gondomar de la división B del mismo país portugués. En esta segunda aventura en la península, el deportista criollo tuvo una buena actuación, lo que le valió su traspaso al Cluj de Rumania donde solamente pudo disputar un encuentro. Tras ello, volvió a Chile a jugar por Unión Española el 2008.

Portugal, Rumania, Azerbaiyán y Rusia fueron destino del atacante.

En 2012 y luego de pasar por varios equipos nacionales llegó al exótico fútbol de Azerbaiyán, particularmente al club Neftchi Baku, en que se consagró como campeón y goleador de la liga, llegando a sumar minutos en encuentros clasificatorios para jugar competencias europeas.

En el país del Cáucaso permaneció una temporada.

Tras su buena campaña en dicho país, llegó a Colo Colo. Pero la falta de oportunidades lo llevaron de vuelta a Azerbaiyán donde,eests vez, sumó escasos minutos. Para sorpresa de muchos, tras su mal retorno, fichó quizás por el club más importante de su carrera: el Krylya Sovetov de Samara (equipo que años antes había albergado a Eduardo Lobos https://arengadelabuelo.cl/la-carrera-europea-de-eduardo-lobos/) y donde tampoco pudo lograr regularidad, pero sin renunciar al anhelo de triunfar en el viejo continente, probó suerte en Kasajistán y nuevamente fracasó, lo que lo alejó para el resto de su carrera de los pastos europeos.

comentarios

Previous Una noche soñada para la UC
Next El oscuro año de Alexis Sánchez