Las 3 semifinales de Hiddink


En un lapso de 10 años, el holandés Guus Hiddink quedó a las puertas de la gloria con 3 distintas selecciones

Un 8 de noviembre de 1946, nace en los Países Bajos uno de los grandes estrategas de nuestro tiempo, el apodado ”entrenador de oro” Guus Hiddink. El actual seleccionador sub 21 de China, luce en su palmarés internacional una Copa de Europa con el PSV Eindovhen en la temporada 1987-88 y la Copa Intercontinental del 98′ con el Real Madrid, pero ha destacado sobre todo desde la banca de 5 combinados nacionales (Holanda, Corea del Sur, Australia, Rusia y Turquía), con algunos de los cuales cumplió grandes actuaciones en mundiales y Eurocopa.

1- El cierre de siglo para La Naranja Mecánica: En el Mundial de Francia 98, la selección holandesa bajo el mando de Hiddink lideró su grupo como puntero invicto, luego de vencer a Corea del Sur y empatar frente a Bélgica y México. Derrotaron por 2-1 en octavos a Yugoslavia y por el mismo marcador en cuartos a Argentina, en un partidazo que se definió con goles de Kluivert y Bergkamp para los europeos y descuento del Piojo López para la albiceleste. Los Tulipanes quedarían finalmente fuera del podio, tras caer en semis por penales ante Brasil y perder la definición por el tercer lugar contra la sorprendente Croacia de Davor Suker.

2- Más robo que hazaña: En uno de los mundiales más polémicos de la historia, el de Corea-Japón 2002, tocó a Hiddink adiestrar a uno de los equipos anfitriones. El seleccionado de Corea del Sur, que nunca antes había ganado un partido en una copa mundial, se clasificó a la ronda final derrotando en el debut a Polonia, empatando con Estados Unidos y eliminando al Portugal de Figo tras vencerlo por la cuenta mínima con anotación del ex United, Park Ji-Sung.

En octavos y cuartos de final, dejaron en el camino a Italia (2-1) y España (5-3 en penales), en encendidos duelos con expulsiones y goles anulados en perjuicio de los europeos. Siguiendo la tónica del mundial de Francia, los dirigidos de un Hiddink elevado a héroe nacional en el país asiático, se quedaron con el cuarto lugar luego de inclinarse ante Alemania en semifinales y contra Turquía en la pugna por el tercer lugar.

3- La promesa de Arshavin: Luego de conducir a Australia a su mejor participación histórica en un Mundial, alcanzando los octavos de final en Alemania 2006 donde cayeron frente al campeón Italia, Hiddink trepó nuevamente a una semifinal que esta vez sería la de la Eurocopa 2008 y como DT de Rusia. Con los orientales, clasificó a la ronda de los 8 mejores a costa de Suecia y Grecia, solo por detrás de España que sería el conjunto que luego lo frenaría en semis con un contundente 3-0. Antes de ello, el combinado de ruso se dio el lujo de eliminar a los neerlandeses con goles de Pavlyuchenko, Torbinski y el broche de oro de Arshavin, una de las grandes figuras que tuvo aquel torneo.

 

comentarios

Previous La presión y las expectativas que destruyeron a un crack
Next La caída de un muro que aplastó el fútbol berlinés