La última zambullida olímpica del “Tiburón de Baltimore”


El 13 de agosto de 2016, Michael Phelps ingresó por última vez a la piscina en una competencia olímpica.

El exitoso nadador de Baltimore, desembarcó en Río de Janeiro luego de un retiro temporal tras los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Al país de la samba llegaba generando una gran expectación, con 22 medallas olímpicas a su haber (18 oros, 2 platas y 2 bronces) y todos los focos apuntando a lo que podría hacer en su última cita de las anillas, el hombre que ya en 2012 era el deportista más laureado de la historia olímpica.

Su cosecha de preseas en Río arrancó en los 4×100 metros libre, donde consiguió su primer oro. La misma medalla la obtuvo también en 200 metros mariposa, 4×200 metros libre y 200 metros estilo. Posteriormente, consiguió una plata en los 100 metros mariposa.

Phelps junto al equipo norteamericano, celebra su 23° medalla de oro y la número 28 dentro su total.

Con este registro, Phelps llegaba así a la última competencia olímpica de su vida, con un increíble registro de 27 medallas olímpicas y 22 de ellas doradas. Junto al equipo estadounidense, logró su última presea también dorada y, de paso, bajaron el récord olímpico estableciendo un tiempo de 3 minutos, 27 segundos y 95 centésimas.

comentarios

Previous Bundesliga ¿Un campeonato altamente competitivo?
Next Roberto Tello: "Sin el Ejército, no sería deportista"