La última estrella de Cobreloa


EL 2004 Cobreloa se hizo con el Campeonato de Clausura de la mano de Nelson Acosta.

Es imposible pensar en el fútbol chileno y en sus escuadras más insignes, sin tener en cuenta al poderoso Cobreloa. El elenco loíno, que por ahora disputa la Primera B, es el cuadro de regiones con más títulos de primera división y además el escolta de los “tres grandes del fútbol chileno”. Si bien el pasar actual de los zorros de desierto, no es el mejor de su historia (de hecho aun siguen intentando salir de su primer descenso), en otras épocas los naranjos incluso jugaron la final de la Copa Libertadores de América (pero esta es una proeza que contaremos más adelante). Por ahora recordaremos la última campaña en que los de la Segunda Región dieron la vuelta olímpica.

Patricio Galaz fue el goleador del campeonato y además goleador del mundo en aquel año.

Nos remontamos al año 2004. El campeón vigente es Universidad de Chile, quien le arrebató el tricampeonato a Cobreloa en el apertura. En el clausura los naranjos quieren tomar revancha. En un formato de competencia con play-offs y divididos en grupos, los loínos compartieron zona con Audax Italiano, Deportes La Serena y Unión Española. En la banca arrancan el campeonato con Fernando Díaz, pero los resultados terminan sellando tempranamente el retorno de Nelson Acosta a las huestes mineras. Además de la figura del ex DT de Francia 98, en el plantel destacan Luis Fuentes, Rodrigo Pérez, Daniel Pérez y el goleador Patricio Galaz.

Acosta ya había logrado el Campeonato de Apertura 2003 con los loínos.

Al finalizar la fase regular del campeonato, los dirigidos por Don Nelson, clasificaron en el segundo lugar del Grupo A, con tan sólo un punto por  debajo de Audax, elenco contra el cual deberían enfrentar la primera fase de play-off. En estos dos encuentros el dominio loíno fue amplio, culminando con un 6-4 global a su favor. El siguiente escollo fue Colo-Colo, cuadro al que también derrotaron con un abultado marcador global de 5-2. Instalados en la final, Cobreloa volvería a verse las caras con un compañero de grupo de la fase regular, la Unión Española, cuadro que finalizó tercero en el Grupo A y que venía de derrotar a la Universidad Católica desde los 12 pasos en la otra semifinal. En la ida de la justa final, ya de visita los naranjas marcaron diferencia sobre los hispanos y vencieron por tres goles a uno. La vuelta en el Municipal de Calama sería manejada por el director de orquesta Acosta, que muy fiel a su estilo, escribió un libreto sumamente aprendido que devino en un cero a cero como resultado final de la contienda que le daría la octava estrella al cuadro nortino.

El global de la final del CLausura 2004 fue 3-1.

Lamentablemente para los mineros, el año siguiente las aspiraciones internacionales no fueron fructíferas y la participación en la Copa Libertadores finalizó con Cobreloa eliminado en la primera ronda del certamen continental, escribiendo probablemente el primer capítulo de un gran letargo de este gigante dormido del fútbol chileno.

comentarios

Previous Se define también la B
Next ¿Cómo funciona la Laver Cup?