La última atajada de Danilo


Como en aquel partido de semis frente a San Lorenzo, el portero Danilo resistió hasta el final luego del accidente aéreo que acabó con su vida y la de 18 compañeros del Chapecoense

Dos años se cumplen ya de una tragedia que enlutó por completo al mundo del fútbol, cuando el vuelo charter que trasladaba al plantel del Chapecoense a disputar una inédita final de Copa Sudamericana contra Atlético Nacional, se estrelló de madrugada camino a Medellín, cobrando la vida de 71 personas entre futbolistas, cuerpo técnico, periodistas y demás tripulación.

Una de las víctimas fatales, rescatado con vida de entre los escombros pero fallecido posteriormente en el hospital, fue el arquero Marcos Danilo Padilha. Un guardameta que creció admirando a la dupla de Bebeto con Romario y, por la misma razón, se inició jugando como delantero, hasta que un entrenador le sugirió probar la que terminaría siendo su posición definitiva bajo los 3 palos. Un esforzado deportista que deambuló varios años en divisiones inferiores, hasta llegar al Chapecoense y ganarse el cariño de su hinchada como protagonista del ascenso a la Serie A brasileña, la primera participación internacional del Verdao y la que sería la mayor hazaña en la historia del club.

Danilo junto a su amigo y sobreviviente Alan Ruschel

En la Copa Sudamericana del 2016, el modesto cuadro brasileño sorprendió al continente escalando hasta la final del torneo, tras dejar en el camino a Independiente en una estrecha definición a penales, revertir la serie de cuartos ante Junior de Barranquilla y superar en semis a San Lorenzo. Luego de un trabajado empate a 1 en Argentina, el ”Chape” cuidó en su estadio y se clasificó con la igualdad sin goles, que incluyó una milagrosa parada de Danilo en los descuentos del partido que se celebró por todo lo alto en el Arena Condó, dando paso unos días después a la desazón.

https://www.youtube.com/watch?v=cV0p7r89Hdk

Ya consagrado el Chapecoense como campeón simbólico de la competición sudamericana, el portero que fue la gran revelación de la copa, sería elegido de manera póstuma y con todos los méritos como el Jugador del año en Brasil. Dejando a su muerte una esposa y un pequeño hijo, la primera revelaría al tiempo después las palabras de la conversación que sostuvieron antes de su partida, que se convertirían en el estremecedor último deseo del héroe de Chapecó: ”Si no llego a superarlo, cuida bien a Lorenzo, no dejes que desista del fútbol solo por esta tragedia”.

comentarios

Previous El increíble Málaga de Pellegrini
Next Herrera y Azul Azul avivan sus conflictos