La triste historia de Junior Malanda


Llamado a ser parte de la exitosa generación belga, un día como hoy el destino dio un duro desenlace a la carrera del mediocampista.

Nacido en Bruselas, Bélgica, el 28 de agosto de 1994, Junior Malanda llamó desde muy pequeño la atención por sus aptitudes con el balón, entrando a sus cortos 6 años a la academia del VK Sint-Agatha-Berchem. Posteriormente fue transitando por las inferiores de distintos clubes, entre ellos la del Crystal Palace, el RSC Anderlecht y el Lille OSC. Precisamente en este último club fue donde comenzó a desarrollarse como profesional, jugando 17 partidos en el período 2011-12 con el segundo equipo del cuadro francés.

Finalizada la temporada, emigró al Zulte Waregem de la Primera División de Bélgica, cedido desde el VfL Wolfsburgo que adquirió la carta de Malanda. Fue en el elenco belga donde el volante de contención desarrolló la mayoría de su carrera, anotando 8 goles en 66 compromisos y llegando incluso a disputar la clasificatoria a la UEFA Champions League y la fase de grupos de la Europa League 2013-14, todo esto con tan sólo 18 años de edad.

Paralelo a su carrera en clubes, desarrolló un prometedor trabajo en las categorías inferiores de la Selección de Bélgica. Formó parte de las categorías sub-15, sub-17, sub-18, sub-19 y sub-21, con la cual pudo participar en la clasificación para la Eurocopa Sub-21 de 2015. En total, disputó 53 partidos en el fútbol formativo de su país, aunque nunca pudo debutar por la selección absoluta.

Después de una correcta temporada con el club de su país, retornó al Wolfsburgo para participar de la Bundesliga. Formando parte de Los Lobos alcanzó a jugar 23 partidos y a convertir 2 anotaciones, hasta que el 10 de enero del 2015 un trágico accidente automovilístico le quitaría la vida a sus tempranos 20 años. Se confirmó que el talentoso volante no llevaba puesto el cinturón de seguridad en el momento del choque, el cual ocurrió cerca del pueblo alemán Porta Westfalica producto de un exceso de velocidad y de la pista húmeda por la que transitaba. Más de 1.000 personas asistieron a su funeral en la Basílica de los Sagrados Corazones en su natal Bruselas.

A continuación, te dejamos un emotivo registro donde el Wolfsburgo, encabezado por un joven Kevin De Bruyne, le rinde un respetuoso aplauso a su fallecido compañero de equipo junto con la parcialidad verde.

comentarios

Previous Los que llegan y los que se van: Las movidas del fútbol chileno
Next El polémico Balón de Oro 2010