La tragedia que enluta al fútbol hondureño


Siguen saliendo a la luz más antecedentes de lo sucedido en Centroamérica.

La noche del 17 de agosto de 2019, será difícil de olvidar para el fútbol de Honduras. La violencia se tomó el clásico que iban a disputar Olimpia y Motagua  en el Estadio Nacional, debiendo suspenderse el encuentro a raíz de un enfrentamiento entre barristas de ambos clubes, todo esto en la quinta fecha del Torneo de Apertura de aquel país.

Los graves disturbios ocurridos en la ciudad de Tegucigalpa se iniciaron alrededor de media hora antes de iniciarse el duelo, debido a que el bus donde se trasladaba el plantel de Motagua fue atacado con piedras y botellas de vidrio, supuestamente por los hinchas del cuadro rival según la versión oficial del club. El altercado generó un gran revuelo dentro y fuera del recinto deportivo, lo que derivó en un enfrentamiento entre ambas facciones y la policía. Todo esto produjo la muerte de hasta el momento cuatro personas y más de una decena de heridos.

Entre quienes sufrieron estos ataques se encuentran el defensa paraguayo Roberto Moreira, el portero argentino Jonathan Rougier y el lateral hondureño Emilio Izaguirre, todos de las “águilas azules” y respecto de los cuales se ha informado que se encuentran fuera de peligro, pero sin profundizar en la gravedad de sus lesiones.

La Liga Nacional de Fútbol de Honduras informó que el partido se suspendió para salvaguardar la integridad y seguridad de aficionados, equipos, cuerpos técnicos, autoridades y personas en general. El club afectado condenó totalmente el ataque y pidió que quienes resulten responsables sean sancionados duramente por las autoridades correspondientes.

La ministra hondureña de Comunicaciones, María Andrea Matamoros, lamentó el incidente y dijo que es “responsabilidad de todos, periodistas deportivos, medios de comunicación y aficionados hacer un llamado a la calma y respeto a las autoridades”.

 

comentarios

Previous Ashley Cole pone fin a su carrera
Next “No creo que Santiago esté preparado para ser sede de unos Juegos Panamericanos”