La surrealista primera vez de Chile contra Japón


Un improvisado torneo sirvió de marco para el primer enfrentamiento entre chilenos y nipones

Queda menos de una semana para el arranque de la Copa América 2019, donde Chile intentará defender su bicampeonato y debutará el lunes 17 de junio ante uno de los 2 invitados asiáticos del torneo, Japón. Los orientales llegarán a Brasil con un equipo de proyección, precedidos de una gran campaña en el último mundial y con un parejo historial frente a nuestra selección: 1 triunfo, 1 empate y 1 derrota en tres partidos disputados.

Dos de los 3 encuentros tuvieron en común haberse jugado como amistosos durante la era Bielsa, el primero con resultado de empate sin goles el año 2008 y al año siguiente, una inesperada goleada 4-0 a favor de los japoneses. La victoria chilena, en tanto, tuvo lugar varios años antes en una competencia no oficial de selecciones: la Millenium Cup 2001.

Shinji Okazaki es parte de la delegación japonesa y volverá a a enfrentar a La Roja

En plenas eliminatorias rumbo a Corea-Japón y a pocos meses de la Copa América 2001, la Roja de Nelson Acosta fue invitada a este torneo desarrollado en la India y cuya organización estuvo muy por debajo de lo esperado. El grupo de Chile, único con 4 selecciones debido al retiro de última hora de Camerún, Irak e Indonesia, estuvo conformado por un combinado universitario de Japón, Uzbekistán y Bahrein, ante los cuales estaba programado el debut chileno, pero que debió ser reprogramado luego de que el equipaje de la delegación nacional se perdiera en el aeropuerto de Sudáfrica y fuera derivado a Singapur.

El postergado estreno chileno se produjo entonces contra los universitarios japoneses, partido que terminó 1-0 en favor de la Roja con solitaria anotación de Héctor ”Tito” Tapia. Los siguientes encuentros se ganaron 2-0 a Bahrein (Tapia y Martel), 2-0 a Uzbekistán (Marco Villaseca y Chamagol) y 2-0 a Islandia en cuartos (doblete de Chamagol), para finalmente caer por la cuenta mínima ante Bosnia-Herzegovina en semifinales. Enfrentados con la organización por la incomodidad de los hospedajes y la repartición de los dineros, el equipo nacional regresó al país sin pelear el tercer lugar del que sea quizás uno de los más olvidables campeonatos de su historia.

 

comentarios

Previous El día en que Avellaneda se dividió en dos
Next Toronto Raptors quiere cambiar su historia