La reforma a la Champions League que divide al fútbol europeo


El proyecto que pretende cambiar el formato del torneo no ha estado exento de críticas.

Una de las grandes controversias que se ha mantenido durante los últimos meses en el fútbol europeo, ha sido la posible modificación a la Champions League de cara al año 2024. En ese sentido, será un tema obligado cuando la Asociación Europea de Clubes (ECA en sus siglas en inglés) sesione este lunes y martes en Ginebra.

El principal cambio que se pretende introducir es la reestructuración de la fase de grupos del torneo y la forma de clasificación al certamen. La idea es pasar de ocho grupos de cuatro equipos a cuatro zonas con ocho clubes, donde cada institución afrontaría 14 partidos como mínimo y podría llegar a disputar 21 en caso de llegar a la final, aumentando considerablemente la cantidad de encuentros respecto de la versión actual.

En cuanto al método de clasificación, se aplicaría un sistema de ascensos y descensos, donde 24 planteles conservarían su puesto para la siguiente temporada. Los equipos que acaben entre los primeros cinco lugares de los cuatro grupos asegurarán su presencia para la siguiente edición. En cambio, los sextos y séptimos de cada zona disputarán un repechaje, que dará a los vencedores las cuatro plazas restantes de las 24 reservadas para el siguiente torneo. Los perdedores del repechaje, así como los cuatro colistas, descenderían a la segunda categoría (que sería en este caso afrontar la Europa League).

Los ocho clubes restantes para la siguiente edición de la Champions League saldrían de los cuatro semifinalistas de la Europa League, así como otros cuatro clubes ganadores de unas eliminatorias entre campeones de ligas de otras federaciones.

En primera instancia, se llevaría a cabo una reunión el 11 de septiembre en la ciudad de Nyon para hablar directamente de este proyecto, pero se suspendió. El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, señaló a mediados de agosto que busca contar con más antecedentes y hablar con representantes de varias entidades para evaluar los posibles cambios, por lo que prefería seguir reuniendo información y no tomar decisiones de forma tan prematura.

Eso sí, mucho se ha hablado acerca de que el aplazamiento de esta junta se debe en gran parte a las críticas que ha recibido la iniciativa. Una de ellas tiene que ver con que el sistema de clasificación que se pretende, haría perder el interés de los equipos por las ligas nacionales, donde los planteles con menos poder económico tendrían muy remotas opciones de llegar al torneo de clubes más grande de Europa.

comentarios

Previous Un récord que llega y otro que seguirá esperando
Next El favorable historial de Chile ante Honduras