La joya de Montillo en la Copa Libertadores 2010


El oriundo de Lanús anotó uno de los mejores goles de tal certamen.

La Universidad de Chile pasa por un momento crítico. Solo por diferencia de goles no es el colista del actual torneo nacional y de cara al segundo semestre planea realizar una pequeña reestructuración del equipo, con objetivo de reforzarlo y así evitar el descenso.

Uno de los jugadores que durante varios años ha sonado en la tienda azul es Walter Montillo. El volante goza de un gran presente en suelo trasandino con Tigre y a pesar de que a principios de temporada se dio por descartado su fichaje, el actual momento universitario generó nuevos acercamiento con la “ardilla”, cuestión que fue confirmada por el ex San Lorenzo.

Sin embargo, el mismo argentino se encargó de poner paños fríos a una futura vuelta a Chile: “En principio, no hay cupo de extranjero, y si los hay se darán más adelante. Tengo una familia atrás y los tiempos no corren. Mi señora está viviendo las últimas semanas de su embarazo y mis hijos han cambiado 4 veces de escuela en los últimos 2 años. Por eso necesito resolver mi futuro en breve y necesitamos mantenernos acá. No es por lo futbolístico”, señaló en sus redes sociales.

Por eso se ve complicado que el jugador de 35 primaveras vuelva al romántico viajero y entonces su figura quedará en los recuerdos de su primer paso. Justamente hoy, se cumplen 9 años desde que Montillo anotó uno de los mejores goles de la Copa Libertadores 2010. Se dio en los cuartos de final, cuando los laicos se enfrentaron a Flamengo en el Estadio Santa Laura.

La “U” venció a los brasileños en la ida, cuando lo derrotaron por 2 a 3 en el Estadio Maracaná, con anotaciones de Mauricio Victorino, Rafael Olarra y Álvaro Fernández. La vuelta mostró un partido parejo, donde los azules no pudieron concretar sus opciones en condición de local y terminaron cayendo por 1 a 2. El descuento fue obra de Walter Montillo con un vistoso globito al arquero, suficiente para clasificarse a semifinales por gol de visita.

comentarios

Previous Girona: De revelación a descendido
Next Las sorpresas de la nómina femenina