La increíble hazaña de Dinamarca


Los nórdicos celebraron su primer título internacional en un torneo para el que ni siquiera habían clasificado

Enmarcada en un fútbol tan competitivo como el que caracteriza al viejo continente, por supuesto que la Eurocopa se presta y ha dado lugar a agradables sorpresas a lo largo de su historia. Partiendo por la fase clasificatoria, como ocurrió en la pasada edición con la irrupción de Islandia o en la que viene y contará por primera vez con Finlandia, hasta sus finalistas o campeones como el recordado e inesperado título de Grecia en el año 2004. Precisamente en este último grupo, se ubica el seleccionado de Dinamarca que fue el flamante campeón de la Eurocopa 1992.

Más allá del menor nivel del combinado danés en comparación a las grandes potencias europeas, sobre todo en la época de los 90, lo que realmente sorprende fueron las circunstancias que rodearon la campaña de La Dinamita Roja. Ello porque los entonces dirigidos por el técnico Richard Nielsen, habían quedado fuera en las eliminatorias al ubicarse segundos de su grupo por detrás de Yugoslavia. Los jugadores se encontraban por tanto disfrutando de unas merecidas vacaciones, cuando fueron llamados de emergencia por su DT para llenar el cupo de los yugoslavos, marginados del torneo en el agitado contexto de la Guerra de los Balcanes.

El liderazgo y atajadas de Schmeichel fueron decisivas para la corona danesa en la Euro ’92

Con escasa preparación y sin su principal figura, Michael Laudrup, los daneses sortearon agónicamente la fase grupal con un empate en blanco frente a los ingleses, derrota ante Suecia y triunfo de última hora contra Francia. Ya en semifinales (la Eurocopa contemplaba entonces solo 8 equipos) esperaban los Países Bajos, vigentes campeones de Europa y con un plantel repleto de estrellas como Bergkamp, Gullit y Van Basten, al cual el portero Peter Schmeichel atajó el lanzamiento en la definición por el pase a la final.

En dicha instancia y tal como repetidas veces se ha visto en la historia, el rival a vencer era la mismísima selección de Alemania, que dos años antes había conquistado su tercera Copa del Mundo. Sin nada que perder en un partido que ni siquiera imaginaban jugar, el conjunto nórdico golpeó en los momentos clave con goles de los mediocampistas Jensen (18′) y Vilfort (78′), coronando con el título de Europa las que han sido, seguramente, las dos semanas más intensas y felices en toda la historia de este combinado.

comentarios

Previous El Balón de Oro sub 17 que homenajea a un argentino
Next La polémica que sacude al torneo Sub 19