La gran deuda de Maldini


Un día como hoy, cumple 50 años el histórico ex jugador del Milan y la selección italiana, Paolo Maldini. Repasaremos algunos de sus logros y también su gran deuda: ser campeón del mundo.

Hablar de Paolo Maldini es contar la historia de uno de los mejores defensores que ha visto el fútbol. Protagonista de esas novelas románticas que ya no se ven en las canchas, ‘Il Bello’  le dedicó toda su vida futbolística al Milan, club en el cual permaneció ininterrumpidamente 24 años, desde su debut ante Udinese en 1985 hasta su último partido ante Fiorentina en 2009. Tanta fue la importancia del defensor, ejerciendo su liderazgo tanto dentro como fuera del campo, que se consagró como uno de los símbolos de la institución y su dorsal característico, el “3”, fue retirado de la plantilla y solo podrá ser ocupado por sus hijos Christian y Daniel, si es que debutan en la máxima división del fútbol italiano.

Maldini en su último partido en el Artemio Franchi.

El defensor, ya sea que se ubicara al centro o a la izquierda de la saga, comenzó su carrera siendo conocido como el “Hijo de Cesare Maldini”, padre del defensa y también histórico jugador rossonero. Sin embargo, dejó el equipo con su nombre como la referencia familiar y Cesare pasó a ser conocido como el “Padre de Paolo”. Con 902 partidos es quien más vistió la camiseta del Milan y, con 647, quien más lo hizo en Serie A. Es también junto al ex madridista Paco Gento, quien más finales de liga de campeones disputó con 8, además de sumar 174 presencias en competiciones de la UEFA, la segunda mayor cantidad. 7 Scudettos, 5 Champions League, 1 Copa Italia, 5 Supercopa de Italia, 2 Intercontinentales y 1 Mundial de Clubes, completan su envidiable palmarés.

El capitán Paolo, junto al once que derrotó al Liverpool en la final de la Champions League 2007.

Luego de tanto logros y reconocimientos, sería raro encontrar algo pendiente en la carrera de Maldini. Sin embargo, los grandes jugadores no dejan de tener hambre de ganar y hay dos asignaturas que quedaron inconclusas para el defensor italiano: conseguir el Balón de Oro y una Copa del Mundo. En el caso de la distinción individual, siempre ha sido esquivo para la saga defensiva llevarse el premio a mejor jugador del orbe, aunque Paolo estuvo cerca, ya que en 1994 y 2003 obtuvo el tercer puesto. Al menos, fue reconocido de alguna manera, ya que la revista inglesa World Soccer lo escogió en 1994 como el mejor jugador del mundo.

No obstante, la gran pena en la trayectoria de Paolo Maldini está con su selección, debido a que no pudo ganar una Copa del Mundo, sumando 4 participaciones entre 1990 y 2002. Desde muy joven fue titular en su selección y, en Italia 90, solo logró alcanzar el tercer lugar, tras caer en semifinales a manos de Argentina y derrotar por el honor a Inglaterra. Estuvo más cerca en Estados Unidos 1994, ya que tras realizar un tremendo torneo junto a figuras como Roberto Baggio, Dino Baggio, Alessandro Costacurta y Franco Baresi, cayó en aquella recordada final por definición a penales ante Brasil. Luego, solo pudo alcanzar los cuartos de final en Francia 1998 y octavos en Corea-Japón 2002.

Maldini contra Romario, en la final de Estados Unidos 1994.

Lamentablemente, se bajó de la convocatoria a Alemania 2006 a pesar de los esfuerzos de Marcelo Lippi por contar con su presencia. Maldini aún se encontraba vigente y pudo haber sido la instancia para consagrarse sin excusas como uno de los mejores de la historia, puesto que la azzurra levantó el oro mundial en aquella edición. Su paso por la selección de Italia lo dejó con 126 presencias y 74 de ellas como capitán, siendo quien más veces la portó por Italia.

A pesar de no levantar el título mundial, nadie puede dudar de la calidad y grandeza de Paolo Maldini. Un referente para Italia y el fútbol. Un tipo que disputó más de mil partidos como profesional, en todos ellos con la elegancia y efectividad de siempre. Feliz medio siglo, ‘capitano’ .

 

comentarios

Previous El último tren para Lionel
Next Alemania y una nueva víctima de la maldición