La década de oro parmesana


Entre 1990 y los 2000, el Parma cosechó sus mejores campañas a nivel local y europeo

Aunque está recién de vuelta en la Serie A italiana tras haberse refundado en 2015, una vez superado un largo periodo de crisis financiera y judicial, el Parma Calcio no ha perdido su chapa de histórico en Italia, siendo después de la Juventus y los conjuntos milaneses, el 4° club de ese país con más títulos internacionales. Más increíble aún, los ducales consiguieron llenar sus estanterías en una sola década que juntó en el Ennio Tardini al mejor plantel que recuerde la historia del club.

Habiendo ascendido a fines de los 80 a la Serie A, la primera corona llegaría en la temporada 1990-91 al vencer a la Juventus en la final de la Copa Italia. Luego de ello vendría la seguidilla de trofeos continentales con la Recopa de Europa (1992-93), Supercopa de Europa y su primera Copa de la UEFA (1994-95), alzadas por emblemas de la institución como Dino Baggio, Gianfranco Zola y el sueco Tomas Brolin.

El colombiano Asprilla militó en el Parma entre 1992 y 1999, formando parte de todos los títulos de esa época dorada

El cuadro parmesano que era ya todo un referente en Europa, tuvo luego tres temporadas de sequía en que ”sólo” consiguió un histórico subcampeonato de Serie A en 1997, al mando de un joven Carlo Ancelotti. Antesala perfecta para una brillante temporada 98-99 en que además del 4° puesto en el Calcio, conseguirían un doblete con la Copa Italia y su segunda Copa de la UEFA, en cuya final un inolvidable elenco compuesto por Buffon, Cannavaro, Thuram, Verón y Crespo, entre otros, aplastó por 3-0 al Marsella francés.

Alineación titular del Parma en la final de la Copa UEFA 98-99

Coincidiendo con la debacle a principios de milenio de Parmalat, su principal sponsor, comenzaría la debacle del club solamente interrumpida por una nueva Copa Italia (2001-02). Quebrado y renacido hace apenas 4 años, los auriazules no perdieron tiempo en escalar rápidamente desde la Serie D hasta la máxima categoría italiana, con el sueño intacto de revivir más temprano que tarde aquellos años de gloria.

comentarios

Previous La gran noche de Paredes ante Uruguay
Next El último partido de Borghi con Colo Colo