La debacle de Independiente


Un día como hoy, por primera vez en su historia, Independiente de Avellaneda perdería la categoría y jugaría en la Primera B Nacional.

El 15 de junio de 2013 es recordado como un día triste y duro para los hinchas del “Rojo” de Avellaneda. Un día como hoy, Independiente perdería la categoría en manos de San Lorenzo de Almagro. Luego de 101 años manteniéndose en primera, este sería su primer descenso.

De los cinco denominados “grandes” del fútbol argentino, solo Boca Juniors e Independiente no habían perdido nunca la categoría en su historia. Hasta que llegó el turno del “Rojo”. El 15 de junio de 2013, Independiente de Avellaneda se jugaba en la penúltima fecha su opción se salvarse del descenso ante otro de los grandes argentinos, San Lorenzo. El partido fue jugado en el Estadio Libertadores de América y lamentablemente, frente a su público y su hinchada, el “rey de copas” no pudo ganar el partido y terminaría perdiendo por la cuenta mínima. El descenso era una realidad.

Independiente debía ganar sus partidos y esperar a otros resultados. Sin embargo, no lograron ninguna victoria.

Independiente peleaba el descenso contra equipos como Atlético de Rafaela , Argentinos Juniors, Unión de Santa Fe y San Martín de San Juan. Finalmente descenderían estos dos últimos junto con Independiente.

El cuadro dirigido por Miguel Ángel Brindisi quedará como el equipo que descendió a la B Nacional. Sin embargo esto viene de años atrás. El sistema de descensos en Argentina se mide con promedios, los cuales se van calculando torneo tras torneo. Es una manera bastante criticada en el medio futbolístico argentino, sin embargo así ha sido desde el 1981 hasta la actualidad.

Los hinchas del “Rojo” no lo podían creer: verían por primera vez a su equipo jugar en la segunda categoría del fútbol argentino.

El “rey de copas” venía desde el 2010 con campañas muy irregulares. Año tras año buscaba renovar el equipo para poder salir del mal momento. Pasaron técnicos como Daniel Garniero, Antonio “Turco” Mohamed, Cristian Díaz (interinato), Ramón Díaz y el “Tolo” Gallego; ninguno pudo sostener al “Rojo” en puestos de avanzada. Finalmente, un Independiente desordenado, perdido y sin rumbo no lograría salvarse, obteniendo un promedio de 1,131 en estos tres años de torneos.

comentarios

Previous Falleció Aarón Padilla, creador de la "bicicleta"
Next El recién ascendido de la Premier que sueña con la Champions League