La crisis de la U: Cuando el fútbol no llega


Los laicos parecían levantar cabeza con una serie de triunfos en Copa Chile, pero el inicio del torneo los paró en seco.

Universidad de Chile sigue en una crisis que se arrastra desde ya hace unos meses. La derrota de ayer por 2 a 1 ante Audax Italiano solo es una muestra más de un equipo que no se encuentra en la cancha desde hace varios partidos. Ni siquiera la llegada de Frank Darío Kudelka, uno de los técnicos más destacados del último torneo argentino, ha podido encontrar solución a las falencias que la “U” ha venido mostrando en el último tiempo.

El inicio de este año, con Ángel Guillermo Hoyos en la banca, tuvo ciertos reparos, en especial desde lo mostrado en el terreno de juego, pero los resultados acompañaron y a pesar de que los azules no eran un equipo avasallador, lograba ganar los partidos y posicionarse como uno de los candidatos del torneo chileno. Incluso tuvieron un auspicioso inicio en la Copa Libertadores, en un difícil grupo que conformaron junto a Vasco Da Gama, Racing y Cruzeiro, obteniendo cinco puntos en las primeras tres fechas del torneo continental.

Los problemas en la cancha se arrastran desde el periodo de Hoyos.

Lo curioso es que de un momento a otro, todo lo positivo que se había generado se fue al suelo. La debacle comenzó a partir del 15 de abril, con la derrota frente a Colo Colo por 3 a 1 en el Estadio Nacional, en un partido en que los laicos llegaban tranquilos, pero con expectativas de triunfo. Al duro traspié en el clásico, se le sumó la goleada 6 a 1 sufrida ante Unión La Calera y la caída estrepitosa ante Cruzeiro por 7 a 0. Por todo esto, los universitarios dejaron de pelear palmo a palmo con los líderes del campeonato local y ni siquiera pudieron clasificar a la Copa Sudamericana, teniendo la primera opción para hacerlo. Lo peor de todo, es que el equipo sintió las derrotas no solo en las competencias disputadas, sino que también a nivel futbolístico, ya que hasta el día de hoy, los azules se ven como un equipo incapaz de pararse bien en la cancha (Especialmente en defensa y mediocampo), que no encuentra una idea de juego clara y que por sobre todo no tiene respuesta ante situaciones adversas.

A esto se suma rendimientos individuales que no han dado el ancho con la camiseta azul. En defensa, la zona más débil del equipo, Christian Vilches, Gonzalo Jara, Rafael Vaz ni Alejandro Contreras han podido entregar seguridad en la zaga, y por las bandas, Rodríguez (Muy lejos del nivel mostrado en otros años) y Schutlz no han podido ser regulares. En el mediocampo, cuentan con una excesiva cantidad de volantes centrales pero no posee uno que pueda ser desequilibrante de mitad hacia arriba y Gustavo Lorenzetti no ha podido llenar ese espacio. En delantera, Isaac Díaz ha sido blanco de muchas críticas y tanto Francisco Arancibia como Leandro Benegas no han podido darle una mano al equipo por sus constantes lesiones.

Los jugadores han dicho que no encuentran explicación ante el bajo nivel.

Desde la mencionada caída ante los albos, los universitarios registran en todas las competencias 8 victorias (6 de ellas por Copa Chile, ante cuadros de Primera B y Segunda División), 3 empates y 9 derrotas, con 27 goles a favor y 37 en contra. Además se desprendió de tres titulares de esta “U” versión 2018: Lorenzo Reyes, Ángelo Araos y Mauricio Pinilla (Partida que trajo una novela que aún no se acaba).

A nivel dirigencial las cosas tampoco mejoran. Durante el mandato de Carlos Heller en Azul Azul, se ha invertido mucho dinero en una gran cantidad de refuerzos que no han funcionado y comunicacionalmente tampoco se ha manejado bien, realizando promesas como la construcción de un estadio y la pelea de copas internacionales. Más allá de los títulos nacionales obtenidos en 2014 y 2017, más la Copa Chile de 2015, se pueden encontrar problemas futbolísticos durante el ciclo de todos los técnicos contratados bajo el alero del líder del Grupo Bethia, desde Martín Lasarte hasta la presente conducción de Kudelka. En la gerencia deportiva, Ronald Fuentes llegó en 2017 y también ha sido criticado por su trabajo en los jugadores que llegan y los que se van de la institución.

Carlos Heller tampoco se salva de las críticas por el mal momento de la “U”.

Sebastián Ubilla que ya se encuentra incorporado, sumado a Gonzalo Espinoza y Ángelo Henríquez, apuntan a ser los refuerzos para afrontar el segundo semestre del año y que buscarán sacar a la “U” de esta crisis. Frank Darío Kudelka comenzó su ciclo con 6 victorias consecutivas en Copa Chile y ahora pasadas tres fechas del torneo local solo registra 1 punto, sin encontrar aún una oncena titular. El cordobés, que ha debido soportar problemas que se arrastran desde abril, tendrá que ordenar sus cartas rápidamente si quiere volver a posicionarse en el torneo nacional y no fracasar en la Copa Chile. Por ahora, el mal momento no desaparece y el fútbol no llega.

 

 

 

 

 

comentarios

Previous Adidas Tango League regresa para llevar a un ganador a un clásico europeo
Next Real Madrid presenta su tercera camiseta hecha de plástico reciclado de los océanos