La carrera de Beñat San José


El joven técnico campeón con Católica ha dirigido en América, Asia y Europa.

El 21 de diciembre del año pasado, tras la salida del banco de la UC del chileno Mario Salas, el equipo universitario anunciaba a su nuevo técnico de cara al primer torneo de año completo desde el año 2010. Beñat San José aceptaba el desafío y el camino al menos no se veía fácil. Cristopher Toselli tras varias temporadas abandonaba el club, mientras que en la ofensiva no había claros referentes. Al mismo tiempo, no abundaba el dinero para fichajes. Con todos esos factores en contra, el DT español iniciaba el rumbo. Pero ¿cuáles eran los pergaminos de este joven adiestrador? A continuación los repasamos.

Sus primeras armas se forjaron en España.

De actuales 39 años, comenzó dirigiendo a los 29 en las divisiones formativas de la Real Sociedad y allí permaneció durante casi cuatro años, antes de saltar a dirigir al fútbol asiático, particularmente al Al-Ittihad de Arabia Saudita, el club más antiguo de dicho país, con el cual consiguió su primer título profesional: La Copa de campeones del Rey de Arabia Saudita. El año 2014, luego de dos temporadas en Al-Ittihad, ficha por el Al-Ettifaq del mismo país, equipo donde comenzaría a ser sondeado desde Sudamérica.

El 2013 consigue la Copa del Rey en Arabia Saudita.

El primer semestre de 2015 cambia rotundamente de aires y se concreta su llegada a Deportes Antofagasta. La misión era zafar del descenso, objetivo que terminaría cumpliéndose, ya que a pesar de haber terminado como colista el apertura, la redención llegaría en el clausura 2016, logrando incluso meterse en liguilla rumbo a la Copa Sudamericana.

En Antofagasta sumó 30 puntos en la temporada completa.

Tras los buenos resultados en el cuadro de la Segunda región, emigra a Bolivia para dirigir al Bolivar, donde volvería a celebrar consagrándose como bicampeón en los campeonatos Apertura y Clausura del 2017.

En Bolivar además participó de dos ediciones de la Copa Sudamericana.

Con la estrella obtenida ahora en Católica, el promisorio adiestrador logra su cuarto título profesional, con un estilo de juego muchas veces criticado, pero que al menos de efectividad, sabe bastante.

comentarios

Previous Así quedó el mapa copero
Next Los goles del "fantasista" en Europa