La bengala perdida de Spinetta


El cantante y compositor argentino fue un crítico activo de la violencia en los estadios

Luis Alberto Spinetta, ícono del rock argentino al punto de que hoy en su natalicio se celebra por ley el Día Nacional del Músico al otro lado de la cordillera, fue también un apasionado del fútbol. Hincha de River Plate y admirador del histórico 10 millonario Norberto Alonso (al cual se creía estaba dedicado su tema ”El anillo del capitán Beto”, idea que el cantante desmintió), el Flaco reconoció sin embargo en alguna oportunidad que le parecía mejor fanaticada la de Boca: ”Pierdan o ganen, los monitos están siempre ahí gritando por el equipo”. Ello además de que su madre era aficionada xeneize y ”uno a la vieja le respeta cualquier cosa”.

Y fue precisamente un hecho relacionado a la hinchada de Boca Juniors, la que inspiró la canción titulada ”La bengala perdida”, perteneciente al álbum Tester de Violencia de 1988. Cinco años antes, en los últimos días de la Dictadura argentina, se enfrentaban en La Bombonera el local y Racing de Avellaneda, cuando una bengala de iluminación marina despegó desde la barrabrava xeneize e impactó en el cuello de Roberto Basile, simpatizante de Racing que perdió la vida en el acto sin que se detuviera el partido, que terminó igualado a 2 goles.

”Adentro queda un cuerpo, la bengala perdida se le posó, allí donde se dice gol”

Sumado al lamentable incidente, que derivó en la condena para los responsables de 2 años de prisión y 8 de prohibición de portar armas, decisivo fue también para la composición un encuentro del músico con barristas de Rosario Central, que ante la crítica de Spinetta por sus conductas se justificaron explicándole que ”nosotros lo hacemos todo por los colores que amamos”.

”Por un color, sólo por un color, no somos tan malos, todo va a estallar”

El también aficionado del tenis y el automovilismo, expresó así en 2 entrevistas diferentes sus sentimientos encontrados con el deporte rey: ”[El fútbol] es un arte mayor. El murmullo del público, la cancha, la gente, la pelota, los jugadores, todo eso solamente es superado para mí por un escenario…”Ahora, odio la violencia en el fútbol. Es decir, odio lo que ha generado en la gente para que se fanatice y se quiera matar a patadas por un partido de fútbol. Me parece un deporte divino que nosotros los espectadores lo hemos puesto a favor de nuestros peores instintos”.

comentarios

Previous Los golazos de Kevin-Prince Boateng
Next Obligado a ganar