Inglaterra 66: Mundial de curiosidades


Misterios y polémicas rodearon la cita mundialista celebrada en la cuna del fútbol

El Mundial de Inglaterra 1966, ganado por la selección local y que contó con las figuras de Eusebio y un joven Franz Beckenbauer, además de una olvidable participación chilena, destacó sobre todo por controvertidos y permisivos arbitrajes y dejó también para la posteridad más de alguna anécdota como las que repasamos a continuación:

EL PERRO QUE SALVÓ EL TROFEO

A falta de 4 meses para el inicio del Mundial, la copa Jules Rimet se encontraba siendo exhibida en el Westminster Central Hall de Londres, desde donde fue robada en un descuido de los encargados de seguridad del recinto. En medio de la expectación y hasta burlas del resto del mundo, la policía inglesa jamás dio con el responsable ni pudo encontrar por sus medios el trofeo, que finalmente fue hallado entre unos arbustos gracias al olfato de un perro collie llamado Pickles. Convertido en héroe y amuleto nacional,  el can fue recompensado con una medalla y alimento gratis por un año, junto con ser el invitado estelar a las celebraciones del equipo inglés tras el triunfo en la final.

El perro Pickles al momento de sus condecoraciones

LOS 11 CAMBIOS DE COREA

En plena Guerra Fría, la comunista nación de Corea del Norte llegaba a su primera cita mundialista integrada en su mayoría por soldados aficionados. Luego de una derrota (3-0) ante la Unión Soviética y un empate (1-1) frente a Chile, los asiáticos protagonizaron la gran sorpresa del torneo al derrotar y eliminar a Italia, los cuales se encargaron de avivar la sospecha nunca demostrada de que por su inagotable condición física y parecido entre sus jugadores, Corea alineaba 2 planteles totalmente distintos en cada tiempo del partido.

El gol a Italia fue obra de Pak Doo-ik, cabo de ejército promovido a sargento tras el mundial

Ya en cuartos de final, llegaron a aventajar por 3 tantos al Portugal de Eusebio en la primera mitad, pero tras el descanso recibieron 5 goles (4 de la Pantera Negra) y debieron hacer las maletas de regreso a casa. De ser verdadera la teoría, ciertamente que no eligieron bien los cambios aquel día.

EL GOL FANTASMA DE HURST

Sin duda que la anotación más discutida de aquella edición y quizás de todas las que se han disputado, fue la que tuvo lugar al minuto 101 en los pies de Geoff Hurst, único jugador que ha marcado un triplete en la final de una Copa del Mundo. El remate del delantero británico se estrelló en el travesaño y rebotó en el piso, apreciándose claramente hoy en cualquier repetición que no traspasó la línea de gol, pese a lo cual fue validado en ese entonces por el juez suizo y principalmente por el asistente que corría por esa banda, el azerbaiyano Tofik Bakhramov, dando origen a una de las mayores polémicas en la historia de los mundiales.

 

comentarios

Previous La carrera de Carlos Queiroz, el nuevo DT de Colombia
Next Triple victoria para Chile