Hombre, momento y ángulo justo


Ronaldinho convirtió en Corea-Japón 2002 uno de los tiros libres más recordados de la historia

Se enfrentaban por los cuartos de final del Mundial de Corea-Japón, aquel de los polémicos arbitrajes a favor de Corea del Sur, la sorprendente selección turca y un fenomenal Ronaldo, las selecciones de Brasil e Inglaterra. Hasta el descanso, sudamericanos y británicos se mantenían en tablas en el marcador, gracias a los tantos de Michael Owen a los 23 del primer tiempo y el empate de Rivaldo en los descuentos del mismo.

Recién iniciada la segunda mitad, Paul Scholes comete una innecesaria falta a Kleberson que traería consecuencias. Sin Juninho Pernambucano, dueño de cualquier pelota parada en aquella época, quien acomodó el balón a unos 40 metros del arco inglés fue Ronaldinho Gaúcho. Con todos los espectadores, los mismos brasileños en el área y el portero David Seaman esperando un centro llovido, el mediocampista que tan solo 5 minutos después sería expulsado por roja directa en ese mismo partido, imprimió una comba que se coló con precisión en el segundo palo, ante la desesperada reacción del arquero luego de un paso en falso y desatando la algarabía de los futuros pentacampeones.

 

comentarios

Previous Los nominados que aún no prueba Rueda
Next El primer adiós de Schumi