Holgado queda con arresto domiciliario después de casi un mes y medio en la cárcel


Los abogados del jugador de Audax Italiano pusieron una apelación debido a los trastornos que ha sufrido al interior del recinto penitenciario.

El pasado 28 de abril, el jugador de Audax Italiano Rodrigo Holgado se vio involucrado en un accidente de tránsito en la autopista Vespucio Sur, la cual provocó la muerte de un motociclista. Posterior a este hecho, el argentino fue formalizado por la ley Emilia, quedando en prisión preventiva en Santiago 1.

Más de 40 días tuvieron que pasar para que el jugador pudiera volver a ver una luz de esperanza. Al interior del recinto penitenciario sufrió un cuadro depresivo. Al ser discutido con sus abogados, se tomó la decisión de solicitar una revisión de la prisión preventiva y su cambio por una medida cautelar menos severa.

El jugador arriesga hasta cinco años de prisión.

La Corte de Apelaciones de San Miguel tomó por resolución revocar la prisión preventiva y dictar un arresto domiciliario total, con arraigo nacional, por lo que dure la investigación. Debido a los antecedentes recolectados, el jugador arriesga una pena máxima de cinco años y un día, con prisión efectiva de al menos un año.

¿Cómo era antes la vida de Rodrigo Holgado?

El jugador fue uno de los máximos referentes en el ascenso el año 2018 del cuadro de Coquimbo Unido y, actualmente, uno de los delanteros más destacados del torneo de Primera División con el conjunto de Audax Italiano.

Su última gran actuación fue el pasado 27 de febrero, en la Copa Sudamericana, marcando un hat-trick ante el Cusco FC, dándole el pase a la siguiente fase del torneo al cuadro itálico.

Holgado fue pieza clave en la obtención del ascenso de Coquimbo Unido el 2018.

Un jugador de gran potencia y buen manejo del balón, oportunista, que por este percance su carrera profesional se ve truncada, pero no acabada. Solo la justicia tiene la última palabra.

comentarios

Previous A una década del gol histórico de Beausejour a Honduras
Next Marcus Rashford, un héroe en plena pandemia