Hitos que marcan la carrera de Claudio Borghi


Muchas cosas se pueden contar de la carrera del actual comentarista deportivo, tanto en su historia como jugador y como entrenador.

Un día como hoy del año 1964, nace en la localidad de Castelar, ubicada al oeste de la ciudad de Buenos Aires, Claudio Borghi. El argentino es un personaje conocido en estos lados. Desde su paso por el fútbol chileno, el cual incluso lo vio colgar los botines, que se encuentra en la memoria de los hinchas de nuestro país principalmente por su trabajo como entrenador. Eso sí, tuvo también una importante trayectoria como futbolista, que contó con destacadas actuaciones.

El año 1980, el argentino realiza su debut en el profesionalismo en Argentinos Juniors, aquel equipo trasandino que ha sido cuna de grandes jugadores para el país vecino. Con el “Bicho” fue bicampeón del fútbol vecino en 1984 y 1985, además de consagrarse en la Copa Libertadores de 1985 y la Copa Interamericana de 1986, todas ellas como una de las figuras del equipo. También disputó la final de la Copa Intercontinental ante la Juventus de Michel Platini, cayendo por definición a penales. Borghi formó parte de los años dorados del club, compartiendo con figuras como Carlos Ereros, Sergio Batista, José Castro, Adrían Domenech, Enrique Vidallé, entre otros. Tal condición lo llevó a ser parte del seleccionado argentino que se consagró campeón del mundo en 1986, sin tanto protagonismo, debido a la presencia de Diego Maradona como máxima figura del equipo.

Sus buenas actuaciones en el “semillero del mundo” lo llevaron a Europa, fichando por el poderoso Milan de Italia en 1987, no pudiendo actuar oficialmente por el club rossonero debido a que no contaba con cupos de extranjero. Tal situación lo llevó a fichar por el Como, que en ese entonces disputaba la primera división del Calcio, para luego pasar por suiza, al Neuchatel Xamax FC. Después tuvo pasos por River Plate, Flamengo, Unión de Santa Fe y Huracán, sin tantas luces, hasta que llegó a un club que lo marcaría por el resto de su vida.

Es en el año 1992 cuando arriba a Colo Colo, reciente campeón de la Copa Libertadores y que necesitaba armar un plantel competitivo. Con los albos dejó un gran recuerdo, transformándose en un referente en la institución y alzando la Copa Interamericana y la Recopa Sudamericana, ambas en el único año que vistió la camiseta del cacique. Tras una breve vuelta a Platense en su país y un paso fugaz por Correcaminos de México, volvió a nuestro país para jugar por O’Higgins, Audax Italiano y Santiago Wanderers, club con el que dejó el fútbol profesional en 1999.

Sin embargo no todo queda allí. El nacionalizado chileno quiso realizar carrera como DT, teniendo su primera incursión en Audax Italiano entre el 2003 y el 2005, dirigiendo a dos jugadores que se convirtieron en grandes goleadores del fútbol sudamericano: el paraguayo Salvador Cabañas y Humerto “Chupete” Suazo. Este último lo acompañó en su vuelta a Colo Colo, ahora con el buzo puesto. Se consagró tetracampeón y obtuvo un subcampeonato en la Copa Sudamericana, armando uno de los mejores equipos que han tenido los de Macul. Tras un pobre paso por Independiente de Argentina, el “Bichi” tuvo una vuelta de película a Argentinos Juniors, ya que con él en el banco, se consagró campeón local tras 25 años, logrando la hazaña como jugador y técnico. Boca Juniors, la selección chilena, un breve periplo por el “Bicho de la Paternal” y Liga de Quito en Ecuador, fueron los últimos clubes dirigidos por Borghi, que ahora se desempeña como comentarista deportivo.

Fue la carrera de una persona que ha dejado muchas cosas en el fútbol. Con momentos amargos, pero también otros muy buenos, convirtiéndose en un personaje dentro y fuera de la cancha, el cumpleañero de 54 años supo quedarse en la retina de los hinchas del fútbol sudamericano.

comentarios

Previous Los años dorados de Gonzalo
Next Atajan y anotan: Grandes goles de arqueros