Gerardo Isla, capitán CDV: “Debemos aprender a que en Chile los clubes sean más que un par de pelotas y jugadores”


El pasado 4 de mayo, el Club Deportivo Valdivia se coronó campeón de la Liga Nacional de Básquetbol tras vencer 4 a 1 a Los Leones de Quilpué. El capitán del quinteto del sur nos cuenta cómo fue su temporada, su apreciación del nivel de la liga y qué se debe hacer para que este deporte siga creciendo.

  • ¿Cómo evalúas tu desempeño y el de tu equipo en la reciente liga nacional que conquistaron?

”Fuimos mejorando a medida que avanzó la liga. Fuimos un equipo defensivo que impuso sus términos dentro de la cancha, eso nos ayudó en los momentos en que no estábamos finos. Más allá de las individualidades, logramos tener un juego en conjunto muy consistente, eso nos ayudó a conseguir el título”.

”Personalmente tuve una temporada bastante compleja porque venía saliendo de una lesión, sin encontrar un espacio en el equipo y trataba de cohesionarme con mis compañeros. La única forma de entrar era defendiendo, lo que no me trajo problemas”.

  • ¿Cómo se vive el básquetbol en Valdivia?

”Se vive como en ninguna otra parte en Chile. Es el deporte número uno, es la pasión de mucha gente, se sienten identificados y representados. Tienen un compromiso con lo que es el básquetbol, no solo con el CDV. Creo que el club es un ejemplo para otros clubes en tratar de construir instituciones que tengan esa cantidad de seguidores. Es muy entretenido, pero también es una pasión y para nosotros como jugadores conlleva a una responsabilidad el vestir estos colores”.

Isla y la afición celebran su triple
  • Desde tu apreciación ¿Cuál es el nivel de los equipos de la Liga Nacional? ¿Qué factor o factores influyen en ese nivel?

”Ha ido subiendo. Estamos mejorando el nivel de los extranjeros que llegan. Ahora están llegando a gran nivel desde ligas vecinas mucho más fuertes y no vienen a terminar sus carreras, sino a ser un aporte y eso aumenta el nivel nuestro porque te das cuenta que no cualquiera puede jugar en la Liga Nacional. Creo que seguirá mejorando en la medida que más jugadores así como también los clubes se profesionalicen y que empiecen a entender que no todo es sueldo y extranjeros. No es solo lo de dentro de la cancha, sino también lo de afuera”.

  • Tuviste un paso por Estados Unidos ¿En qué se diferencia el básquet estadounidense del chileno? ¿Qué debemos aprender de ellos?

”El básquetbol allá es distinto. No estuve en división uno como otros compañeros ahora, pero si hay algo que puedo decir es que allá las instituciones son poderosas y son más grandes que los jugadores, algo que en Chile todavía no pasa. Debemos aprender que las instituciones o los clubes sean más que un par de pelotas, un par de jugadores y una dirigencia, que sean instituciones robustas con estructura y que tengan un funcionamiento claro independiente de las personas que estén al mando”.

  • Siendo seleccionado chileno ¿Cómo ves este nuevo formato, similar al fútbol, de competencias clasificatorias a mundiales?

”Creo que las nuevas clasificatorias son bastante buenas. Dan la posibilidad de generar un trabajo a largo plazo. Se puede mantener un estilo de juego que puede apuntar a distintos objetivos. Ahora el enfoque está en llegar bien a las clasificatorias del mundial 2023, no estamos lejos. Todos tenemos que crecer un poquito más para poder seguir avanzando”.

  • Como campeones nacionales, Valdivia está clasificado a la próxima edición de la Liga de Las Américas ¿qué objetivos crees que deberían tener ustedes como representantes nacionales?

”Intentar no igualar lo que hizo Las Ánimas, sino que con el equipo que tenemos en el CDV llegar a la segunda fase, con nuestras armas, tratando de mostrar un buen juego como lo hicimos en Chile, la idea es plasmar ese juego que nos hizo campeones”.

El pívot de 2.02 metros ayudó a brindar espectáculo en los partidos
  • Siendo capitán de tu equipo, ¿Puedes vivir exclusivamente del básquetbol? Y segundo, ¿Qué falta en Chile para que muchos basquetbolistas puedan vivir de este deporte?

”La verdad, sí. Lo he hecho durante 10 años. Uno no está exento de problemas, pero esto es una actividad profesional como cualquier otra, aunque a veces sea un poco mirado en menos o se ponga en duda la posibilidad de dedicarse a esto. Es parte de nuestra idiosincrasia, está en nuestra cultura el no manejarlo. Y es difícil de responder igual porque pareciera que no tiene la seriedad el básquetbol. La verdad es que es un poco informal y dentro de esa informalidad hay varios jugadores que podemos dedicarnos a esto al 100%”.

 

 

comentarios

Previous Wawrinka buscará su resurgimiento ante Garin
Next Todos los detalles de la fecha 14