Estadio Nacional: En duda de cara a la vuelta del fútbol


El coliseo de Ñuñoa no forma parte de los recintos aceptados para el regreso del fútbol en Chile.

La vuelta del fútbol chileno está cada vez más cerca. Hoy fue publicada la lista de estadios que serán sede del retorno de campeonato y, junto a esto, la gran sorpresa fue la ausencia del Estadio Nacional entre los aceptados.

Una de las razones porque no ha sido aceptado es por la logística detrás del recinto. En todo el complejo de Ñuñoa se realiza más de un deporte, por lo que la programación de distintos encuentros podría complicar la realización de otros eventos deportivos anexos al fútbol.

Junto el Nacional, se encuentran en duda el Ester Roa Rebolledo de Concepción, La Granja de Curicó, La Portada de La Serena, el Nelson Oyarzún de Chillán, el Chinquihue de Puerto Montt, El Cobre de El Salvador, el Tierra de Campeones de Iquique, el Carlos Dittborn de Arica y el Zorros del Desierto de Calama.

Concepción también está en duda, por lo que los tres equipos que disputan sus encuentros en este estadio se verán afectados con esta decisión.

Cabe recalcar que los estadios de Iquique y La Serena están funcionando como hospitales de campaña, mientras que Curicó sigue en cuarentena. “Estamos en cuarentena y, por tanto, los funcionarios municipales no están disponibles para la mantención y apertura del recinto”, declaró el alcalde de Curicó, Javier Muñoz, a El Mercurio.

Los estadios rechazados fueron los de San Felipe, Santa Cruz, La Pintana, Maipú, Barnechea y Melipilla, por no poseer la infraestructura necesaria para cumplir los protocolos.

En la otra vereda, los estadios que sí fueron aceptados son aquellos de carácter privado, tales como San Carlos de Apoquindo, Santa Laura, Monumental David Arellano y Acero CAP de Talcahuano. A estos, se les suman los de Antofagasta, Copiapó, Coquimbo, La Calera, Quillota, Valparaíso, Viña del Mar, Rancagua, Talca, Temuco y La Florida, los cuales ya fueron inspeccionados y aceptados por la comisión médica y la sociedad chilena de medicina del deporte.

comentarios

Previous Ex Universidad Católica y su nueva faceta literaria
Next La pandemia llega al primer equipo del Barça