¿Es buena idea eliminar los empates del mundial?


Tener solo ganadores en los partidos de las copas del mundo, es una de las nuevas reglas que se han puesto sobre la mesa.

Gianni Infantino genera ruido. El timonel de la FIFA ha señalado que se encuentra abierto a introducir cambios y nuevas normativas en el fútbol, como por ejemplo la implementación del VAR o el mundial de 48 equipos que se viene para el año 2026.

En la misma línea, una vez que se confirmó en enero del 2017 que la versión del 2026 tendrá por primera vez una sede tripartita, entre Estados Unidos, Canadá y México, se comentó que el máximo ente del fútbol mundial analiza otras ideas que de ser aprobadas, vendrían a modificar el fútbol como lo conocemos.

Infantino señala que los cambios traen beneficios para todos, pero detractores señalan que son jugadas políticas.

Una de ellas es que no puedan haber empates en los partidos del mundial, con la intención de detener las especulaciones que se genera en los enfrentamientos, más aún teniendo en cuenta que la cita de 2026 será la primera de la historia con 48 participantes y con 16 grupos de 3 países. Una ronda de penales al final del pleito igualado es el razonamiento que más fuerza ha tomado en el último tiempo para decidir al ganador, ya que la presencia de menos selecciones en la primera ronda aumenta la probabilidad de equivalencia en los criterios de clasificación.

El tema tomó más impulso aún, por un caso reciente en Rusia 2018. En el grupo H ocurrió una situación inédita: Japón y Senegal al tener igualdad en casi todas las estadísticas, tuvieron que recurrir al séptimo punto del reglamento, el cual define al ganador por Fair Play.

Polonia triunfó en la última fecha y no se fue con las manos vacías.

En este caso, los nipones accedieron a octavos de final por tener dos tarjetas amarillas menos. La última fecha de la fase de grupos, tenía a Senegal sacando pasajes a los 16 mejores al empatar sin goles con Colombia, mientras que Polonia derrotaba por la cuenta mínima a los asiáticos. Cuando los cafeteros anotaron el 1 a 0 a los 74′ ante los “Leones de Terenga”, Japón, que jugaba su partido en simultáneo, comenzó a tocar para el lado o para atrás, y los europeos ganaban sin chances de clasificar pero se iban con honor, por lo que ninguno arriesgó.

Cuestiones como estas son las que tiene en mente el ente presidido por el suizo, pues se pensó que el criterio de jugar limpio no resultó tan claro en la clasificación japonesa, ya que este apunta a siempre ir por la victoria, dando lugar a la paradoja. Se planteó por el medio que habría sido más justo llegar al octavo y último criterio, que era el sorteo. De este modo todos los países hubieran jugado su opción para avanzar de ronda. Ahora hay que preguntarse: ¿Es necesario seguir modificando aún más las reglas del juego para evitar este tipo de situaciones?, ¿La FIFA desnaturaliza el juego para evitar conflictos por los cambios que ha introducido?. El debate se encuentra abierto y habrá que esperar qué se determina en los próximos congresos.

 

comentarios

Previous Tocar fondo para renacer
Next ¿El fin del duopolio?